El sur tan olvidado

Si los turistas que recibe el sur del estado son mayormente locales, de otras partes del país, los que llegan a Belice son extranjeros. Son, precisamente, los que no se quedan ni una noche en Chetumal.

47

El sur del estado tan olvidado, va repuntando. La actividad turística cerró el año 2018 con cifras a la alta, con mayor ocupación hotelera y con un promedio de costo por noche de hotel más alto que en años anteriores.

Es decir, tuvimos mayor número de turistas. Que se quedaron, mayoritariamente, en Majahual y Bacalar.

¿Qué pasa con Chetumal?, es decir, con la capital del estado.

En espera de que Miguel Torruco se trague sus palabras respecto a que las oficinas de la Secretaría de Turismo federal podrían localizarse en Cancún, cuando la promesa de López Obrador fue que estarían en Chetumal; y de que con la llegada del Tren Maya, es obvio que necesitamos, todos los quintanarroenses deberemos voltear a ver al sur. A Chetumal.

Con el encanto de la provincia, con sus costumbres ancestrales, Chetumal es una opción para los beliceños que cada día se fortalece sin que las autoridades municipales hagan algo.

Si los turistas que recibe el sur del estado son mayormente locales, de otras partes del país, los que llegan a Belice son extranjeros. Son, precisamente, los que no se quedan ni una noche en Chetumal.

Es con ellos con los que debemos promocionar a la capital del estado.

El turismo que va a Belice viaja desde Estados Unidos, Canadá y Europa con muchos dólares en los bolsillos. Va en busca de un producto de viaje, de esparcimiento, muy diferente al que puede encontrar en Cancún. Y, también, muy parecido a lo que puede ofrecerles Chetumal, con la ventaja de sus comercios, de sus hoteles, de sus restaurantes y de sus zonas arqueológicas.

Para quienes no son lugareños, resulta muy difícil entender por qué las autoridades chetumaleñas han olvidado a sus vecinos. Por qué no hay promociones especiales para los beliceños que todas las semanas cruzan la frontera para hacer sus compras, para ir al cine, para divertirse.

Es nuestro principal mercado y la falta de visión de los presidentes municipales lo ha ignorado desde hace muchos años.

Que las cifras optimistas de ocupación hotelera, de presencia de viajeros durante el año pasado en el sur del estado, que las recientes publicaciones norteamericanas, nos hagan ver que tenemos una capital digna de visitar. Y que a partir de este convencimiento las autoridades, incluyendo el sustituto de Hernán Pastrana, hagan su chamba.