Daño ambiental en estaciones del Tren Maya

El principal impacto del tren turístico no se registraría en el trayecto o las vías, seria debido a la construcción de edificios, asegura el INECC.

65

CANCÚN.- “El impacto ecológico del Tren Maya no será en la vía, sino en el desarrollo de las estaciones, ya que las diferentes modificaciones que ha sufrido el recorrido han evitado posibles impactos por el trazo de la vía”. Así lo consideró María Amparo Martínez Arrollo, directora del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (Inecc), quien explicó que el trazo actual ya es muy distinto al planteamiento original y se evitan zonas de impacto ambiental donde no existe un antecedente de vía férrea.

“El problema principal no va a ser en sí mismo el tren ni la ruta que tiene, que ya no pasa por partes delicadas que se había dicho en un principio, sino que va a pasar alrededor, cómo se construyen las estaciones y todo lo que vendrá después”, agregó.

La funcionaria consideró que se debe cuidar qué actividades se van a detonar en torno a las diferentes paradas, pues el impacto más importante estará en función justamente de cómo y cuánto crezcan las estaciones.

El esquema de Fonatur

Representantes del Fondo Nacional de Fomento al Turismo han confirmado que el Tren Maya es más que un proyecto férreo, pues entre sus objetivos está el reordenar el crecimiento urbano de las poblaciones por las que cruzará para detonar inversiones inmobiliarias.

En entrevista previa, Pablo Careaga Córdova, enlace territorial de Fonatur en Quintana Roo para el Tren Maya, aseguró que el modelo de integración que se pretende detonar a partir de la vía férrea  propone modelos de desarrollo en temas de tenencia de la tierra como en igualdad de oportunidades para todos.

“El modelo de desarrollo en las estaciones partirá de un concepto llamado “valor cero de la tierra”, el cual implica establecer un costo igualitario para las 1 mil o 5 mil hectáreas que abarque todo el complejo, para que a partir de la construcción de toda la infraestructura complementaria se vayan revalorizando de manera uniforme todos los terrenos y se entreguen dividendos iguales a quienes hayan aportado esas tierras”, explicó.

Este esquema permitirá la transferencia de potencialidades, es decir, que las tierras que en teoría tengan menor valor que otras se vean beneficiadas, tanto de la infraestructura como de la revalorización.

 

Por Jesús Vázquez/Grupo Cantón