JESUS VÁZQUEZ
GRUPO CANTÓN

CANCÚN.- Este viernes, el vocero del plan de reactivación del Quintana Roo, Carlos Orvañanos Rea dio a conocer que la zona norte se “mantiene arañando” el semáforo naranja, con alto riesgo de que también retroceda al semáforo rojo en los próximos días también por un incremento en el número de contagios, sobre todo en Cancún y un constante incremento en la ocupación hospitalaria.

Quintana Roo registró ayer viernes 61 nuevos contagios y 21 decesos para un acumulado de cuatro mil 801 casos positivos y 686 defunciones desde que empezó la pandemia hace casi cuatro meses. Hasta las 12 horas del 10 de julio ser registraron 3,546 casos negativos, 758 en estudio y 2320 personas recuperadas a COVID-19. La letalidad del virus es de 14.3% y los casos activos al momento son mil 795, prácticamente la misma cantidad de ayer.

De los 21 muertos registrados en las últimas 24 horas, 16 decesos ocurrieron en Cancún, 3 en Solidaridad, 1 en Chetumal y 1 en Felipe Carrillo Puerto.

En caso de que la zona norte del estado regrese a semáforo rojo, volverían a cerrarse escuelas, templos, teatros, cines, centros comerciales, tiendas departamentales, bares, centros nocturnos, discotecas, centros de espectáculos, cervecerías, billares, boliches, peluquerías, salones de belleza y gimnasios.

Se reduciría del 30 al 15% la capacidad operativa de hoteles, restaurantes, sitios históricos, parques temáticos, campos de golf y servicios turísticos, inmobiliarias y ventas de enseres y computadoras.

Se permitiría operar al 25% servicios administrativos, profesionales, científicos y técnicos, consultorías y asesorías. Al 30% se permite la manufactura, fabricación de maquinaria y equipo, productos metálicos derivados del petróleo y minerales.

Las actividades esenciales se mantienen en su capacidad normal como seguridad pública, impartición de justicia, actividades legislativas, hospitales y servicios médicos, comercio al por menos de alimentos, supermercados, tiendas de conveniencia, abarrotes, tortillerías, pollerías y similares; bancos, pesca, agricultura, construcción, almacenamiento, lavanderías, minería y purificadoras de agua