Lleva la Policía en la sangre

Lleva en las venas la vocación de servicio como policía, Daniel Sosa, hijo de un agente estatal, busca dirigir la Secretaría de Seguridad Pública de Q. Roo

46

Cancún,Quintana Roo.-Daniel Sosa casi cumple el cuarto de siglo al servicio de una de las corporaciones más preparadas de Quintana Roo: la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, y uno de sus principales sueños y objetivos es ser director de la Policía Estatal Preventiva, a la que pertenece.

A la edad de 16 años, y procedente del municipio de Ticul, Yucatán, llegó, por azares del destino al municipio de Felipe Carrillo Puerto, donde se estableció con familiares y estuvo trabajando y estudiando la secundaria.

Un día, hace casi 25 años, vio la convocatoria de las autoridades estatales, quienes invitaban a los jóvenes a formar parte de la Policía Estatal Preventiva.

Debido a que su padre fue policía estatal en Mérida, Yucatán y, años más tarde, fue nombrado director de una corporación policíaca, Daniel Sosa decidió reunir sus documentos e ir a la ciudad de Chetumal, en donde presentó los exámenes y pasó a formar parte de la Escuela de Policía, en la que estuvo capacitándose por dos años.

Al concluir sus estudios, pasó a formar parte de la Policía de Tránsito; sin embargo, el uso de las armas y actividades operativas llamaban más su atención, por lo que solicitó ingresar a la Policía Estatal Preventiva, en donde estuvo por algunos años.

Con los cambios de gobierno, pasó a formar parte del grupo de escoltas de los funcionarios del estado, en donde estuvo por varios años y, hace algunos meses, se reincorporó de nueva cuenta a la Policía Estatal Preventiva, en donde actualmente se encuentra.

Con los cambios que se han registrado en el sistema penal y ante las exigencias de superarse, decidió terminar sus estudios, cursando la preparatoria, para posteriormente ingresar a la universidad, y hace un año concluyó la carrera en derecho penal, conocimiento que le han valido para desarrollar mejor sus actividades policiales y al servicio de la ciudadanía.

“Actualmente uno de mis objetivos es cursar la maestría en derecho”, afirmó, agregando que actualmente percibe un sueldo de 7 mil pesos quincenales, el cual, aunque considera poco, le llena de satisfacción porque sirve a la sociedad, lo que lo hace sentirse bien y vivir apegado al principio de la legalidad.

Entre los eventos más relevantes que ha tenido durante sus actividades laborales, señaló un motín en el penal de Cancún, en el que, a pesar de que se encontraba en descanso, auxilió a sus compañeros y a una mujer que traía a un menor en brazos y, debido a los gases lacrimógenos, no podía salir del penal, poniendo en riesgo la vida del bebé y de ella misma.

Otra situación que merece mención especial fue la del 17 de enero de este año. “Nos encontrábamos en los pasillos del C-4, cuando se escucharon detonaciones, y resultó ser que estaban atacando las instalaciones de la Fiscalía General del Estado”. Sin pensarlo, Daniel Sosa tomó su arma y, con apoyo de los elementos bajo su mando, salió a repeler el ataque, auxiliando a sus compañeros ministeriales, que se encontraban a merced del comando armado.

Dijo que cuando salieron, dos elementos femeninos de la Policía Municipal estaban atrapadas en el rejuego, y ambas le gritaron “ayúdame compañero”. Él, sin importar que ponía en riesgo su vida, las tomó del brazo y trasladó a un lugar seguro en espera del auxilio de los paramédicos.

Dijo que tal vez ambas mujeres no se acuerdan de quién las ayudó, pero lo importante no es el agradecimiento de las personas, sino sentirse bien por la convicción de servir a los habitantes de Cancún.(Daniela Vargas/Quintana Roo Hoy)