Mi voto, mi reflejo

2

trivalidad

El acto de elegir es muy complicado, eso expresan muchos cuando el cuestionamiento sobre por quien decidirán votar les es abordado.

Elegir es algo que hacemos de forma permanente; elegir nuestra ropa, la comida, nuestra casa, nuestro trabajo, la pareja y todo, absolutamente todo desde que tenemos uso de razón.

Elegir es en función de lo que es nuestro gusto, necesidad y razonamiento, nunca seleccionaremos algo que no haya pasado el filtro de alguno de esos factores, aunque muchos prefieren justificarse para no tomar la responsabilidad que ello conlleva.

Difícil, ¿no cree usted? ya que eso mismo es lo que NUNCA queremos hacer, asumir nuestra propia responsabilidad.

Ahora se presenta el tiempo de las ya cantadas votaciones, tendremos que elegir una vez más. ¿Usted ya sabe por quién lo hará?

Le recomiendo que busque aquel con el cual usted se identifica, aquel que se parece a usted y que resulta ser el reflejo de usted. Porque finalmente, por quien elijamos votar será ese que represente nuestros mismos valores ese que represente lo que anhelamos. ¿Le parece muy difícil? 

Lo hemos venido haciendo a lo largo de los años, tal vez de manera inconsciente pero se cumplirá nuevamente como reza el refrán: “Cada quien tiene lo que se merece” y en nuestro futuro nosotros decidimos que merecer. ¿Qué cree usted que sea digno de  usted?

¿Algún candidato cumple sus expectativas?