Carlos Mimenza dio a conocer su detención en redes sociales la noche del miércoles y argumentó que contaba con amparo federal.

El gobernador usa su poder para acallar a uno de sus más fuertes detractores, bajo el argumento de que busca desestabilizar el estado, antes que preocuparse por controlar la violencia que se ha desatado en Quintana Roo

CRISTINA ESCUDERO
GRUPO CANTÓN

CHETUMAL. El gobernador Carlos Joaquín González tiene más prioridad en meter a la cárcel a sus enemigos políticos, como es el caso del empresario Carlos Mimenza, quien ayer fue ingresado al Cereso de Chetumal.
Se justifican sus acciones represivas presuntamente en la defensa del feminismo, pero van 11 días que las mujeres violentadas sexualmente por los policías que las detuvieron en un mitin que fue balaceado; reporteros baleados el pasado 9 de noviembre durante una manifestación feministas, a los que se les prometió todo el apoyo y no han recibido ni apoyos ni justicia, ya que la Fiscalía General del Estado (FGE), no ha detenido a ninguno de los policías responsables.

Mimenza teme por su vida

Mientras Quintana Roo se cae en pedazos y se coloca en los primeros lugares a nivel nacional en delitos como violación, trata de personas y homicidios dolosos, por mencionar algunos, el gobernador de estado, Carlos Joaquín González, utiliza a su fiscal Oscar Montes de Oca para acallar a uno de sus más fuertes detractores, bajo el argumento de que busca desestabilizar el estado.
Desde el miércoles, el propio empresario en sus redes sociales, informó que elementos de la Guardia Nacional lo interceptaron en las instalaciones del Aeropuerto Internacional “Manuel Crescencio Rejón” en Mérida, Yucatán, y pese a que cuenta con un amparo federal, le impidieron abordar un vuelo rumbo a la Ciudad de México.

Así fue detenido

El enojo del gobierno joaquinista fue incrementando desde la última semana de octubre, cuando Carlos Mimenza Novelo convocó a una rueda de prensa en Ciudad de México porque, dijo, presentaría “pruebas irrefutables de actos de corrupción y diferentes delitos contra el gobernador quintanarroense Carlos Joaquín González”, sin embargo ha interpuesto un centenar de denuncias en contra del mandatario y ninguna ha prosperado.
El pasado 13 de noviembre y con el apoyo de activistas como Lorena Moreno, el empresario Mimenza Novelo, realizaba una manifestación afuera de la fiscalía de Chetumal, cuando aseguró que policías ministeriales fuertemente armados atropellaron aun reportero, por lo que se armó una trifulca y los elementos de la FGE, con armas de asalto, tuvieron que ser rescatados, ante un posible linchamiento de todos los manifestantes que se encontraban ahí.

Así ingresó a la Cárcel de Chetumal

La última protesta encabezada por Carlos Mimenza fue el pasado miércoles 18 por la mañana frente a la sede de la fiscalía de Playa del Carmen, en donde incluso lo acompañaron mujeres y niños para asegurarse de que no hubiera disturbios, sin embargo, el empresario no sabía lo que su enemigo Carlos Joaquín y el fiscal Oscar Montes de Oca le tenían preparado, pues por la noche elementos de la Guardia Nacional lo retuvieron por varias horas en el aeropuerto de Mérida por una supuesta orden de aprehensión y mientras sucedía eso, sin ni siquiera estar preso, la FGE informaba de forma inmediata que ya se había ejecutado una orden de aprehensión en contra del empresario, al cual se refirieron por las iniciales de su nombre.

Así le notificaban a Mimenza que hay una orden de aprehensión en su contra

Durante el tiempo que estuvo retenido Mimenza Novelo, posteó varios tuits en los que aseguraba que contaba con un amparo federal y que por eso no se lo habían llevado todavía, ya que la fiscalía tuvo que redactar una nueva orden por otros delitos para finalmente ser llevado en primera instancia a las instalaciones de Seguridad Pública del Estado de Yucatán y posteriormente en compañía de agentes ministeriales sería trasladado al penal de Quintana Roo, por lo que manifestó a través de un audio su temor de ser ejecutado o desaparecido por los elementos de la fiscalía.
Cabe mencionar que la escritora, periodista y fundadora de Los Ángeles Press, Guadalupe Lizárraga, salió en defensa de la forma arbitraria en que se detuvo a Mimenza, aseguran que no era la forma. “El Estado de derecho se vulnera con cada detención arbitraria y delitos fabricados por la corrupción de los gobernantes”, enfatizó.

Así se deslindó Mimenza de los actos violentos durante las protestas y anunció ‘desenmascarar’ a Carlos Joaquín y a la Fiscalía

Ahora Mimenza tendrá que encarar a la justicia, se le acusa de chantajes, y la intención es dejarlo encerrado por lo menos un año, para después de que acaben los procesos electorales de 2021.

Así fue la agresión de ministeriales durante las protestas en el Congreso de QRoo, en donde atropellaron a reportero