JESÚS VÁZQUEZ
GRUPO CANTÓN

CANCÚN.- Luego del proceso de revisión al que fue sometido, le fue revocada la licencia de construcción al proyecto hotelero Gran Solaris, que se pretende construir a un costado de playa Delfines, tapando la vista al mar al público en general.

Así lo confirmó Aracely Domínguez, quien preside el Grupo Ecologista del Mayab, quien dijo sin embargo que no hay que echar las campanas al vuelo, pues aunque la licencia que les cancelaron estaba basada en la irregularidades, la empresa promovente tiene amplias posibilidades de solventar dichas inconsistencias y solicitar una nueva licencia para continuar con la edificación del centro de hospedaje.

La activista consideró urgente que el gobierno federal a través del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ofrezca a la empresa promovente una permuta de terrenos para que se esfume en definitiva la posibilidad de que los cancunenses pierdan esa última ventana al mar de carácter público que aún queda para el pueblo en la Zona Hotelera de Cancún.

“Entonces cuando se termine de resolver esto, pues van a volver a solicitar la licencia y no va a haber forma de que se las nieguen. Aquí lo que realmente es importante es ganar algún amparo o que a nivel federal se haga la permuta del terreno que es lo que nosotros estamos proponiendo, una permuta de estos terrenos y que dejen libre ese espacio para los cancunenses; nos la deben, nos han quitado, Fonatur nos quitó todas las playas públicas y la única playa virgen que queda es esa, entonces yo creo que están obligados a devolverle a los cancunenses lo que nos pertenece”, expuso.

Antecedentes
Cabe recordar que el pasado 25 de mayo, por irregularidades en el otorgamiento de la licencia de construcción, el Ayuntamiento de Benito Juárez suspendió la construcción del hotel Gran Solaris de 449 habitaciones y una inversión de 90 millones de dólares, el cual se edificaba a un costado de la emblemática playa El Mirador de la zona hotelera de Cancún.

El secretario de Ecología y Desarrollo Urbano, Armando Lara Denigris, informó que una de las irregularidades encontradas fue la no vigencia de documentos entregados por la empresa promovente para tramitar la licencia de construcción durante el trienio del hoy ex alcalde Remberto Estrada Barba.

Se trata de la segunda ocasión en la que este proyecto hotelero es detenido por el ayuntamiento. Durante el trienio anterior, antes de que arrancara la obra, el entonces alcalde Remberto Estrada ordenó someter a revisión los permisos otorgados, pero tras varios meses de litigio la cadena hotelera logró que se respetara la licencia de construcción municipal.

El proyecto consiste en un edificio de 14 niveles, planta baja y dos sótanos, así como las áreas exteriores que constan de albercas, restaurante grill, asoleaderos, áreas verdes, área para bodas, cancha deportiva multiusos, entre otras amenidades.