“El Mini Lic”, ahijado del “El Chapo”, se declara culpable

El capo delató a más de 125 miembros de la organización criminal, acusados de pertenecer al Cártel de Sinaloa.

54

Ciudad de México.-Dámaso López Serrano, El Mini Lic, ahijado de Joaquín El Chapo Guzmán, se declaró culpable de haber introducido a Estados Unidos miles de kilos de heroína, metanfetaminas y cocaína, así como de cargos relativos a la posesión de armas de fuego para promover el narcotráfico del cártel.

De acuerdo con un comunicado de prensa del Departamento de Justicia estadunidense, El Mini Lic, uno de los posibles sucesores de El Chapo en el Cártel del Pacífico, firmó su culpabilidad el miércoles en la corte del distrito sur de California, donde el juez Dana M. Sabraw fijó para el 12 de julio la vista para dictar sentencia.

El capo delató a más de 125 miembros de la organización criminal, acusados de pertenecer al Cártel de Sinaloa, cuyo líder es Ismael El Mayo Zambada.

De acuerdo con Univisión, en la lista aparecen los tres hijos del Mayo: Ismael Zambada Sicairos El Mayito Zambada, Ismael Zambada Imperial El Mayo Gordo, quien se encuentra preso en México desde el 2014; y Serafín Zambada Ortiz, arrestado en Arizona en 2013.

El pasado 27 de julio de 2017, Dámaso se entregó a los agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) en Calexico, California.

“El Mini Lic” es el narcotraficante mexicano de mayor rango que jamás se haya rendido ante las autoridades de Estados Unidos, informó el Departamento de Justicia.

López Serrano es hijo de Dámaso López alias El licenciado, exsubdirector del penal de Puente Grande en Jalisco, la prisión de máxima seguridad en la que estuvo preso El Chapo, a quien ayudó a escapar de ahí en el 2001.

Versiones extraoficiales apuntan que El Mini Lic inició una pugna al interior del cártel contra los hijos de El Chapo por el control de las rutas para el trasiego de drogas, luego de la extradición de su padrino y la captura de su padre.

Según reportes, el ahijado de El Chapo se entregó a las autoridades por miedo a ser asesinado en México.