Errores comunes que los ponen en peligro

2

Los 10 errores más comunes, que ponen en peligro a tu mejor amigo y a ti:
1. Permites que tu perro te “saque a pasear”, y no a la inversa. Un perro sin entrenamiento, que jala al paseador, puede representar un verdadero peligro. Las salas de urgencias reciben cada año a cientos de personas que sufrieron una caída. Un curso de obediencia básica evitará esta situación.

2. Ignoras a las garrapatas. Recuerda que estos parásitos transmiten enfermedades muy peligrosas, que pueden afectar la salud de los animales y de los humanos. Te recomiendo utilizar algún producto para evitar la infestación de tu mascota y de tu hogar.
3. Ignoras las infecciones de piel. Si bien existen muchos tipos de infecciones de la piel de los animales y no todas son contagiosas para el ser humano, existen algunas otras que sí lo son y, de hecho, son de difícil tratamiento. Si tu mejor amigo presenta áreas sin pelo, costrosas o enrojecidas, llévalo con el médico veterinario.

4. No lo desparasitas. Los gusanos redondos son muy comunes en los perros y en los gatos y pueden producirles problemas gastrointestinales severos, desde cachorros. También representan un riesgo para los humanos, ya que pueden producir larvas que migran a los diferentes órganos, incluso al ojo y producir ceguera.
5. No proteges a tu mascota de las pulgas. Las pulgas pican a los perros, a los gatos ¡y también a sus humanos! Y pueden transmitir enfermedades, como algunos parásitos o incluso la plaga bubónica. Utiliza un producto que elimine y prevenga la infestación. Consulta con tu médico veterinario.

6. No esterilizas a tu mascota. Las mascotas que han sido esterilizadas viven más años y con menos problemas médicos. Disminuye el riesgo de cáncer mamario en las hembras y de cáncer testicular y prostático en los machos. Los animales esterilizados no se escapan de casa para aparearse y son menos agresivos. Si tienes dudas, consulta con tu médico veterinario.
7. Mantienes su plato de comida lleno. Este error es muy común. Y genera que el perro o gato coma mucho más de lo que realmente necesita. Si la comida está siempre disponible, los animales consumirán más calorías de las que gastan y ganarán peso en exceso.
8. Obligas a tu gato a ser vegano o vegetariano. Algunas personas insisten en que sus mascotas compartan sus mismos hábitos alimenticios. El problema es que los gatos son CARNÍVOROS OBLIGADOS. Deben consumir carne para sobrevivir. Dependen de los nutrientes que se encuentran en los tejidos animales.

9. No hace ejercicio. Las mascotas, igual que los humanos, necesitan realizar actividad física para mantenerse sanos. Sin el ejercicio, es probable que ganen peso indeseable, que traerá otras consecuencias negativas para su salud: dolor articular, problemas respiratorios, hipertensión o diabetes. La duración del ejercicio diario depende de la raza y de la edad, pero media hora diaria es lo mínimo.
10. Adoptas una mascota por impulso. Si un amigo está regalando gatitos o el albergue de tu ciudad está anunciando que pondrá a dormir a los perros por falta de espacio, puedes estar tentado a llevarte a casa una nueva mascota. Pero debes considerar que en ese instante estás adquiriendo un compromiso a largo plazo, de al menos 12 a 15 años. Y eso, sin considerar el tipo de mascota que es adecuada para tu familia.