Talento estudiantil en ingeniería mecatrónica

8

CANCÚN,Quintana Roo.-Cuando se trata de creatividad, los universitarios están en constante movimiento y gustan de los retos que plantean sus profesores, al darles ese pequeño empujón para atreverse a experimentar y aplicar los conocimientos adquiridos en las aulas, en proyectos prometedores.

Ángel Magdiel Ramírez Dose, cursa el noveno semestre de la Ingeniería en Mecatrónica, en el Instituto Tecnológico de Cancún; trabaja en la “Construcción y Control de un Proyecto de un Robot Bipedo Didáctico”, el objetivo es integrar paquetes que permita a los estudiantes de secundaria en adelante a elaborar pequeños proyectos y despertar su interés por la robótica.

El estudiante, explica que todas las piezas se diseñaron con el programa Solid Works y fueron impresos en 3D y con un Software libre, por ello el kit contaría con el diseño de las piezas digitales y programas, además podrán elaborar sus propios modelos, también incluiría los sensores, tarjetas y pueden hacer diversas modificaciones, mediante un manual con toda la información necesaria como instructivo.

En el proyecto se incluye una pantalla touch para el control de iluminación, reloj en tiempo real, fecha, sensores para el monitoreo de niveles de monóxido de carbono y humedad en el ambiente, por ello podría tener un uso práctico y vital en las empresas, oficinas y en los hogares para un ambiente controlado.

Ramírez Dose, recuerda que el proyecto comenzó en marzo de este año como parte de su residencia profesional en la empresa Space Shiplabs, enfocada en el desarrollo de Webs, bajo la supervisión del Maestro en Mecatrónica, Fidel Cerecero, y ahora se encuentra en el diseño de la programación, para estabilizar las tareas que realizará el Robot y en el análisis para implementar un interfaz para que envíe toda la información y las lecturas a internet para que el usuario lo pueda ver en su celular y tomar las decisiones de control.

Destaca que los costos no son elevados y son accesibles, por ello tiene confianza de captar la atención de los docentes de secundaria y en particular de los estudiantes para despertar su interés en la tecnología y desarrollar sus propios proyectos y verificar que no existen límites, que sólo es cuestión de conocer y explotar sus habilidades.

Aunque es una realidad que son pocos los jóvenes que se inclinan por una ingeniería, ya que la mayoría tiene miedo a las matemáticas; en los últimos años se ha dado un impulso al área sobre todo en tecnología de la información y comunicación, así como mecatrónica al ser una de las más completas al combinar electrónica, programación y electromecánica, que permite a los egresados desarrollar proyectos innovadores, para solucionar diversas necesidades de la comunidad en varios rubros. (Angélica Pool/Unisymás)