Estudiar, una fuerte inversión

10

Las licenciaturas de mayor costo en Quintana Roo: son medicina, arquitectura, gastronomía, diseño gráfico, derecho, negocios internacionales y ciencias de la comunicación, por mencionar algunos.

En el sector privado, los costos comienzan con el examen de admisión, inscripción y colegiaturas, ya que varía mucho dependiendo de la institución, sin contar los gastos en la compra de libros, equipo, instrumental y materiales para los trabajos académicos, ni transporte y alimentos.

En las escuelas del sector público el pago de inscripción es semestral o cada cuatrimestre, el monto, por lo regular es unitario en todas las carreras, aunque hay variaciones según la casa de estudios al igual que en las privadas, aunque los costos bajan considerablemente.
Cientos de estudiantes recién ingresaron al nivel superior; antes de definir la carrera a cursar, lo ideal es hacer un análisis previo sobre los programas de estudio de su interés, considerando básicamente la empleabilidad y rentabilidad, es decir, si la inversión que harán los padres de familia tendrá retorno para los jóvenes y en qué tiempo, así como la pertinencia y el salario en el sector productivo.

El costo promedio de una carrera universitaria en Quintana Roo en el sector público puede ser entre 24 mil y 27 mil pesos por toda la licenciatura, dependiendo si es de ocho o nueve semestres o más, mientras que para la formación como técnico superior universitario el monto disminuye al concluir en dos años y el pago de la inscripción es cuatrimestral; se puede elevar si los jóvenes deciden continuar con la licenciatura o ingeniería.

En el sector privado para que un joven termine la carrera, los padres deberán invertir entre 100 mil pesos hasta más de 500 mil pesos, sólo en colegiaturas, debido a que hay instituciones con mensualidades accesibles de: mil 600, mil 800 ó 2 mil 400 pesos hasta los más costosos: 7 mil 600 pesos, 9 mil ó más, y depende mucho de lo que ofrecen a los estudiantes para una formación de mayor calidad y desarrollo, así como las instalaciones.

Y para tener un panorama más claro, en un análisis que realizó el año pasado el IMCO señala que el costo promedio para cursar una carrera en escuelas privadas, en México, es entre 125 mil pesos a 930 pesos, y medicina es la más cara, también dependiendo en qué institución se cursa, mientras que en las grandes universidades de la capital del país como la UNAM, Instituto Politécnico Nacional, el costo es mínimo y se invierte más en transporte, alimentos y muchas en renta.

UNIVERSIDADES PRIVADAS

En el caso de la educación privada, las universidades tienen colegiaturas dependiendo de la carrera y sus instalaciones, debido a que consideran que mientras mejor infraestructura, talleres, laboratorios, centro de idiomas y equipamiento de calidad que ofrezcan a los alumnos, se elevan los gastos por el tema de mantenimiento. Un número importante cuentan con instalaciones deportivas, contrario a las que sólo adaptan edificios como aulas de clase y carecen de un campus en forma.

ORIENTACIÓN VOCACIONAL

Ante este panorama se hace necesario que los jóvenes y padres de familia, analicen las opciones y posibilidades de desarrollo de sus hijos cuando cursan determinada licenciatura, al ser mínimo el porcentaje que tiene la posibilidad de ingresar a la universidad, y el objetivo es que cuando terminen se inserten al campo laboral con un salario digno, pero una mala elección podría llevarlos al desempleo o a la informalidad.

Es una realidad que la orientación vocacional debería prevalecer, lo mismo que el interés real del joven por cursar la carrera de su preferencia, pero en la actualidad las exigencias son otras por la competitividad y el desarrollo de nuevas tecnologías, aunado a la globalización, por ello especialistas recomiendan la revisión de los planes de estudio y la importancia de incluir al sector productivo para la actualización e impulsar nuevos programas acordes a las exigencias del campo laboral ye la pertinencia.

Algunos datos a considerar que presentó el (IMCO) el año pasado, es que el 50 por ciento de los mexicanos profesionistas son egresados sólo de nueve carreras como: “administración y gestión de empresas, contabilidad y fiscalización, derecho, formación docente para la educación primaria, medicina, psicología, tecnologías de la información y comunicación, ingeniería industrial, mecánica, electrónica y tecnología, así como enfermería y cuidados”, por ello el mercado laboral presenta saturación en algunas zonas del país en esas áreas.

En la entidad, de acuerdo con los académicos las carreras con mayor saturación son: turismo, administración de empresas, gastronomía, derecho, psicología, ciencias de la comunicación y negocios internacionales, por mencionar algunos, mientras que medicina es un programa nuevo prácticamente que sólo se oferta en la Universidad de Quintana Roo y en la Universidad Anáhuac.

OTROS GASTOS

Debido a que tienen claro que los gastos de un universitario, no sólo se trata de la inscripción, colegiatura y gastos en materiales, libros, se debe incluir el transporte, alimentos y para recreación, en contraste el sueldo promedio de un profesionista, en México es de 11,000 pesos y una persona que sólo tiene bachillerato es de 7 mil pesos al mes, pero hay carreras muy bien remuneradas como física cuyo salario es de alrededor de 24 mil pesos mensuales.

Los padres de familia en cada inicio de ciclo escolar, como el que recién se puso en marcha, enfrentan diversos problemas económicos, más cuando tienen hijos en varios niveles académicos, la gran mayoría hace “malabares” para cubrir con los gastos, por ello los jóvenes universitarios enfrentan un gran compromiso con sus padres para no fallar, especialmente si no trabajan y sólo se dedican a la escuela.

Los que logran ingresar a las instituciones públicas, se preocupan cada semestre o cuatrimestre por los pagos, pero también viven al día con los gastos de transporte, pues la mayoría usa 2 rutas para llegar a la escuela y requieren de recursos para un alimento al menos, durante su estancia en la universidad, además siempre están realizando trabajos escolares, y también es inversión.

BECAS

También es importante subrayar que las universidades privadas, están obligadas a otorgar becas al 5 por ciento de su matrícula escolar y tienen diversos esquemas; sin embargo muchas rebasan ese porcentaje al ofrecer becas culturales, deportivas y académicas como la Universidad La Salle Cancún, Anáhuac, UNID, Universidad del SUR, TEC Milenio, así como las públicas al contar con diversos programas de apoyo a los jóvenes de escasos recursos, pero que tienen todas las ganas de salir adelante.

Cada institución educativa privada tiene establecido los porcentajes de beca del 15 al 50 por ciento de descuento o más en las colegiaturas, ya sea por promedio, trayectoria artística o deportiva, en tanto existen diferencias muy marcadas, sin embargo el fin es el mismo brindar oportunidades a los jóvenes de continuar con su formación profesional para acceder a una mejor calidad de vida.  (Angélica Pool/Unisymas)