Miguel Berchelt; Alacrán mortífero 

2

El quintanarroense Miguel “Alacrán” Berchelt hizo buenos los vaticinios al boxear sobre piernas y detenerse cuando le convenía para pegar en forma sistemática al peligroso zurdo japonés Takashi Miura, al que ganó una amplísima decisión (116-111, 119-108 y 120-109) en 12 rounds para cumplir la primera defensa de la corona universal Superpluma del WBC, en El Fórum de Inglewood.

Luego de ser neutralizado por la táctica del monarca y de que el japonés sufriera un derribe en el primer round a causa de su mismo ímpetu y por una izquierda en gancho de Berchelt, Miura lanzó verdaderos hachazos al llegar a la desesperación a la mitad del pleito, ante la abrumadora superioridad del mexicano.

Hubo ocasiones en que Takashi logró llegar con sus puños contra el campeón, pero fue de manera esporádica y Miguel tuvo buen cuidado de nunca presentarle el ángulo desde el que el asiático podía causarle daño mayor.

La frustración del kamikaze llegó al grado de golpear intencionalmente en la nuca al “Alacrán” durante un amarre en la octava ronda, lo que le costó una amonestación del réferi Mando Cáiz.

El movimiento constante de Berchelt también sirvió para reducir al mínimo los cabezazos que provocaban los alocados embates y la “guardia cambiada” del nipón.

Berchelt su mayor estatura y alcance. Con todo y ello, en el cuarto giro no pudo evitar que la cabeza de Miura llegara a su rostro hasta en cuatro ocasiones en el tercer episodio, aunque sin provocarle cortadas. La táctica del mexicano logró desequilibrar las ofensivas de Miura, al que no solamente castigaba a la cara sino también cuerpo.

Destacó un gancho contra la zona hepática del japonés, quien dio muestras de dolor en el décimo capítulo por ese impacto, pero siempre apeló a su corazón de guerrero para no dar marcha atrás.

La mayor rapidez de manos de Berchelt le permitió sumar combinaciones que se repetían a lo largo del encuentro.

En pocas palabras, Miguel lo mantuvo atosigado con su jab y la serie de disparos que hicieron pensar en una victoria por knockout del soberano de las 135 libras, pero, aunque Takashi mostró inflamaciones desde la mitad del pleito, su enorme resistencia le permitió aguantar toda la ruta. (Agencias/Quintana Roo Hoy )