Síguenos

¿Qué estás buscando?

21 abril, 2024

Lázaro Cárdenas

Peligran isleños por “La Falla Holbox”

LÁZARO CÁRDENAS.- “La Falla Holbox” es una falla geológica conformada por lagunas y sabanas que en temporada de lluvias excesivas se desborda, inundando varias comunidades que se encuentran en su cauce o a su alrededor, lo que provoca pérdidas materiales para los habitantes quienes claman por apoyos para cimentar sus viviendas en las partes altas de esta zona.
La “zanja” inicia desde Chiquilá y atraviesa otras comunidades hasta Naranjal, municipio de Lázaro Cárdenas, manifiesta datos obtenidos de la dirección del Área Natural Protegida “Yum Balam”; sin embargo, esta información la desconocen totalmente los habitantes de San Ángel, Esperanza, Valladolid Nuevo, Tintal, San Román y Naranjal, asentadas de norte a sur del municipio de Lázaro Cárdenas donde han ocurrido dos inundaciones, y sus habitantes siguen construyendo en las partes bajas con consecuencias y daños económicos que en ediciones anteriores se estuvo informando con los llamados de auxilio de los afectados por las intensas lluvias que han caído en estos meses, afectando incluso al sector agropecuario.
En menos de una década y atribuido a los cambios climáticos ocurridos tras el huracán “Wilma” (2005) y en últimas fechas con las intensas lluvias, habitantes de las colonias desconocen el comportamiento de “La Falla Holbox”, por lo que es necesario alertarlos o prohibirles que continúen edificando en la zona, porque luego sufren daños económicos considerables, tal como sugirieron expertos en la materia.

Topografía
La máxima elevación presente en el municipio de Lázaro Cárdenas llega a los 30 metros de altitud en comparación con los puntos más elevados del municipio de Isla Mujeres que alcanzan los 20 metros sobre el nivel del mar. Pero el terreno no es plano, sino que existen hondonadas y desniveles someros, sobre todo en el área de “La Falla Holbox”.
En el ejido de Kantunilkín, cabecera municipal de Lázaro Cárdenas, se cuenta con una serie de sabanas en la parte noreste conocido como “Tulum”, “Bekech-hacal”, Pichol y “Xpalma”, por mencionar algunas colindantes a Esperanza y Leona Vicario, en tanto que la sabana africana colinda con Popolnáh Yucatán y estos cuerpos inundables están en la zanja.
De acuerdo con información recabada en la dirección del Área Natural Protegida “Yum Balam” a diferencia de las lagunas, éstas se mantienen con agua casi todo el tiempo, en tanto que las sabanas en temporadas de lluvia se inunda y cuando las precipitaciones se exceden se desbordan buscando su nivel causando afectación en los lugares a desnivel donde se ubican ahora las comunidades antes mencionadas.

Entraron barcos
Fabio Coba Cupul, de la comunidad de San Pedro, dijo que sus abuelos le relataban que muchos años atrás entraron barcos para explotar los palos de tinte de todas las sabanas que en aquel entonces estaban inundados, para sacarlos por el puerto de Chiquilá y comercializarlos al extranjero.
Comentó que sus abuelos aseguraban que ese canal fue hecho por esclavos, aunque lo más seguro fue que solamente lo limpiaron de la maleza para poder navegar y cortar los recursos forestales cuyos troncos permanecen en las partes aledañas de las sabanas que atraviesa la comunidad de Esperanza hasta Tintal, este último poblado fue bautizado precisamente porque aún existe esta especie, que incluso ejidos como el de Solferino explotan eco turísticamente.

Cuantiosos daños
Por su parte, el ex delegado de la comunidad de San Luis dijo que el camino de acceso a su ejido colindante con la comunidad de San Román se encuentra totalmente inundado y a la fecha mantiene un nivel de casi un metro de profundidad en un tramo de hasta 100 metros.
Explicó que han solicitado apoyo temporal a las autoridades municipales pero las 32 familias no han considerado reubicarse porque ahí tienen su patrimonio, y aunque solamente solicitan ayuda como sus vecinos de San Román, desconocen información precisa sobre el lugar donde están asentados.
“No sabemos nada de “fallas” y todo eso que nos comentas, aunque sí nos hemos dado cuenta que vivimos en una zona baja desde Tintal, pasando por San Luis, San Román hasta Naranjal, y si las autoridades toman en serio esta problemática y nos advierten de que es necesario reubicarnos tomaríamos cartas en el asunto y ver qué podemos hacer al respecto” puntualizó.

De la Redacción
Grupo Cantón

Te puede interesar

Advertisement