VIAJA CARLOS JOAQUÍN A ESTADOS UNIDOS

6

A diferencia de su antecesor, pese a venir de ser subsecretario de Turismo Federal, el gobernador Carlos Joaquín había decidido no participar en los eventos internacionales de Turismo.
Esto, es obvio, tiene una gran traducción local. Porque, aunque lo único que no se le puede objetar al gobierno pasado fue que incrementó el número de visitantes a Quintana Roo, los viajes frecuentes de Roberto Borge al extranjero fueron un tema de controversia y hasta de rechazo social.
De tal forma que Carlos Joaquín se había convertido, por un año, en un gobernador enfocado en temas del Estado, mirando hacia dentro.

El “warning” que el gobierno de Estados Unidos emitió en agosto pasado, donde se habla del incremento de violencia, de asesinatos en el Estado, lo obligó a ir a hablar, personalmente, con las autoridades de ese país.

Sorprende, al menos a mí, que no haya estado acompañado de autoridades federales y/o del embajador de México en aquel país. O, si se prefiere, que no hayan sido estos los primeros en acudir a “explicar” la realidad de México.

En serio, de México, de todo el país. Porque la violencia que vivimos no es exclusiva de Quintana Roo, pero en nuestra entidad llega a zonas turísticas.

La alerta de viaje que emitió el gobierno norteamericano dice, a la letra, que los homicidios han aumentado y que “… la pelea por territorio entre estos grupos (criminales) ha resultado en crimen violento en áreas frecuentadas por turistas”. Más claro ni el agua.

No es necesario decir que vivimos, todos en el Estado, del Turismo. Y que por eso es tema vital, de la mayor importancia, la violencia, los asesinatos, lo que hemos padecido desde hace tiempo.
¿Qué puede decirles el gobernador a los centros de poder político y económico de Estados Unidos?
Básicamente su interés en cambiar esta realidad, que se están tomando medidas para aumentar la seguridad, como son las cámaras de seguridad, los arcos de seguridad, la profesionalización de las policías…

O sea, la intención de su gobierno para controlar, erradicar la violencia.

Y aquí todo depende de su capacidad de convencimiento. De lo que puede ganarse la confianza de sus interlocutores. En su contra la realidad, en sus manos sus intenciones, los avances, el compromiso.
Se trata, absolutamente, del mayor reto personal del gobernador.

Quintana Roo entrega al gobierno federal casi el cincuenta por ciento de los ingresos que recibe el país por Turismo. Por esto sorprende que, en este inmenso reto, hayan decidido no acompañarlo, no comprometerse junto con él en el tema de la seguridad…