Lo fácil, cuando se pone difícil

21

Los buenos amigos están a tu lado cuando todo va bien; mientras los verdaderos amigos están a tu lado a pesar de que todo vaya mal.

A 44 años de la creación de Quintana Roo como estado libre y soberano, se sigue escribiendo la historia de un pueblo libre y justo bajo el sol, de una sociedad pujante que camina hacia el progreso en el paraíso tocado por la mano de Dios.

Y sin duda alguna, juntos avanzamos a pasos agigantados en materia turística y en la generación de empleos, al igual que en trasparencia y rendición de cuentas, como parte de una política pública de un gobierno de avanzada y de una sociedad cada vez más exigente y participativa.

Es común encontrar en el diario andar y en los procesos cíclicos, personas que van y vienen; aquellos que, en la búsqueda de satisfacer necesidades y egos personales, pisotean y destruyen la confianza y esperanza que otros han depositado en los aspirantes a gobernar parcial o totalmente al estado más turístico de México. Aquellos que, con tal de construir sus beneficios, destruyen los sueños y derechos de los demás.

Hay quienes muy rápido se les termina la fuerza y el deseo de servir y continuar en la construcción de un estado o ciudad que está en proceso de hacerse así misma; que, al primer viento huracanado huyen; que se les acaba la lealtad cuando se termina el sexenio o trienio. Por lo que es fácil el camino del abandono, alejamiento o cambio de color de partido cuando se pone difícil el escenario y simplemente se dan la media vuelta y se van.

Es importante comprender que una sociedad es fuerte cuando quienes la conforman son fuertes también. Un estado es pujante y lleno de esperanza cuando quienes lo conforman y gobiernan ven en cada acción y decisión la posibilidad de construir para el futuro, y no para el siguiente proyecto político, llámese la siguiente elección.

“Insisto permanentemente sobre la necesidad de trabajar juntos, de hacer equipo y de dialogar” … dijo el gobernador Carlos Joaquín, en su mensaje pronunciado en la sesión solemne en el recinto del congreso local, durante los festejos por los 44 años de Quintana Roo como estado libre y soberano.

Son apenas 44 años y hay aún mucho por hacer, por eso es importante tener en mente que como buenos amigos de Quintana Roo, hay que estar en las buenas, en las malas y en las peores; porque saltar de uno a otro lado por un logro temporal, te puede marcar de manera permanente y quedará grabado con letras doradas en la historia de la eternidad.

Se dice que la vida es como un libro, algunos amigos están en una página, otros en todo un capítulo, pero los verdaderos amigos forman parte de toda la historia. Sigamos siendo verdaderos amigos de Quintana Roo y sigamos construyendo un estado fuerte y pujante que camine hacia el progreso; que sea una página escrita de historia y modernidad porque sin duda alguna, juntos avanzamos.