Operativo Impunidad

39

En este 2018 las baterías están enfocadas en reforzar la seguridad en el estado y para ello el gobierno del estado hará equipo con la Federación. Parte de esta estrategia conjunta es el anuncio del titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Renato Sales Heredia, de que cinco mil elementos federales serán enviados a diferentes puntos del país, entre ellos Cancún.

Se trata de una serie de acciones para atender las necesidades específicas de seguridad, las cuales incluirán operativos de investigación y cumplimiento de órdenes de aprehensión. Los agentes pertenecen tanto a la Policía Federal como a la Procuraduría General de la República.

Se establecerán grupos de trabajo de las siete divisiones de la Policía Federal para ser desplegados en ciudades clave para cumplimentar órdenes de aprehensión de alto impacto; además de Cancún irán a Colima, Los Cabos y Ciudad Juárez, entre otros lugares.

A los esfuerzos federales se une la estrategia estatal que consiste en tener un Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C5) en el Auditorio del Bienestar, lo que dignificará este inmueble, construido por la administración de Roberto Borge y símbolo de la corrupción y el saqueo en Quintana Roo.

El Auditorio fue habilitado como un búnker con la capacidad de controlar, desde Cancún, la seguridad en toda la entidad, y en los próximos días podría ser inaugurado.

En el C5, que se integrará a los que ya operan en Puebla, Estado de México, Nuevo León y Ciudad de México, operarán los números de emergencias y denuncias 911 y 089, así como la Policía Cibernética que atiende casos de secuestros virtuales o extorsiones telefónicas, además de una central de monitoreo de más de 3,000 cámaras de vigilancia y 130 arcos carreteros instalados en lugares estratégicos.

Definir el uso que se le podía dar al Auditorio del Bienestar se había convertido en un problema por los defectos por mala planeación en la estructura que costó 244 millones de pesos, con un sobre costo de 60 millones de pesos.

La prioridad tanto para el estado como para el gobierno federal es el municipio de Benito Juárez, la joya de la corona, donde van enfocados todos los esfuerzos al tratarse del destino más conocido y visitado de Quintana Roo.

La instrucción es cero tolerancia a la delincuencia y cerrarle el paso a los criminales y a los delitos de alto impacto, que actualmente son el dolor de cabeza, así como garantizar la seguridad de la población.