¿Qué se espera para 2019?

Tan sólo en 2018, el aeropuerto internacional de Cancún batió récords recibiendo 25 millones de pasajeros.

54

Ha concluido ya un año más en nuestro Estado. Un año en el que la entidad se consolidó como potencia turística y en el que también se presentaron buenas cuentas en materia económica. Tan sólo en 2018, el aeropuerto internacional de Cancún batió récords recibiendo 25 millones de pasajeros. Mientras que el aeropuerto de Chetumal registró un incremento del 20% en vuelos provenientes de la Ciudad de México. En materia portuaria, Quintana Roo cerró el año refrendando su poderío en la recepción de cruceros, captando alrededor de mil quinientas embarcaciones, lo que representó un incremento del 7% con respecto al año anterior. Por último, las políticas de desarrollo económico y atracción de inversiones ubicaron a la entidad dentro de las 5 economías más importantes del país, con un crecimiento del 4% por encima de la cifra presentada en el 2017.

Comenzamos ya el 2019, año en el que Quintana Roo cumple 45 años como Estado libre y soberano de la República Mexicana. Un año que presenta grandes retos en diversos rubros como la seguridad y el desarrollo social. Un año en el que se tendrán que adecuar diversas dinámicas en materia de recaudación y ejercicio del gasto público atendiendo a las propuestas presentadas por la nueva administración del ejecutivo federal. Y un año en el que, particularmente en materia económica, se contemplan grandes expectativas en materia de atracción de inversiones, desarrollo de proyectos productivos y la consolidación de una oferta laboral diversificada.

En síntesis, el 2019 deberá ser un año de consolidación de proyectos que mejoren las condiciones de nuestro Estado. Un año de establecimiento de políticas que permitan el decremento en índices de inseguridad, la promoción necesaria para mantener la demanda de servicios turísticos, el mejoramiento de la movilidad, el desarrollo de sectores productivos, la simplificación de procesos administrativos, el impulso de obras de infraestructura, y la generación de las condiciones necesarias para la inversión y el desarrollo económico. Todo ello en favor de las familias quintanarroenses como principales beneficiarias del progreso que podamos alcanzar. Espero que así sea y que el año que comienza nos presente a todos grandes satisfacciones.