Transfobia desde el IEQROO

82

No cabe duda que para entender la sexualidad humana hay que referirla desde la base del sexo y del género como desde la Identidad de las personas al no poderla referir llanamente comenzando desde la idea de no solo saber quiénes somos sino del cómo nos sentimos y del cómo nos vemos partiendo del entendimiento claro de la desigualdad como base a las diferencias sexuales, mismas que pudieran afectar las relaciones sociales y los derechos humanos de todos nosotros.

Mientras el Género lo concebimos como los comportamientos que definen a los hombres y a las mujeres de lo que se espera socialmente de cada uno de ellos, el sexo implica enfocarse desde la base de la biología y de las diferencias sexuales. Por lo que “Género” debe ser también esa construcción cultural que diferencia y configura los roles, las percepciones y los estatus de todos nosotros en una sociedad donde lo volvemos en posibles causas de discriminación y de violencia pudiendo no solo resultar para las mujeres cisgénero sino también para las mujeres transgénero cuya vivencia interna e individual no corresponde con el sexo asignado al momento de su nacimiento.

Con la reforma constitucional del 2011 en materia de derechos humanos la agenda de las personas Trans ha traído avances sustantivos en materia de igualdad y de equidad de género, al haberse logrado en 3 Legislaciones locales como en el Distrito Federal cambios importantes a la Ley de Identidad donde se reconoce a una “persona” partiendo de su identidad de género y no de su sexo sin ser necesario solicitarlo por vía judicial como antes se hacía y donde la autoridad mandataba se hicieran dictámenes periciales, médicos y psicológicos con los que se conllevaba a una re-victimización.

En Quintana Roo luego de dos años de ejercicio legislativo y a una reiterada insistencia de colectivos y activistas de nuestro estado, la “Agenda Trans” para las Diputadas Beristaín y para la Diputada Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos Eugenia Solís ha sido letra muerta al ser sus indiferencias y prejuicios propios motivos para que hoy podamos etiquetarlas por sus miedos, al no haber querido abordar estos temas que las atemoriza y con los que hoy se estarían evitando violentar los derechos de muchos chicos y chicas Trans de este estado, homologando leyes a favor del reconocimiento de derechos de este sector.

Y si esta actitud indiferente fue motivo tácito de dos representantes nuestras, la negativa que está teniendo la Presidenta del IEQROO Mayra San Román Carrillo es aún más grave, al no querer proceder y adoptar medidas tendientes a garantizar para este proceso electoral que hoy ya estamos viviendo en todo el estado, que las personas Trans de Quintana Roo su ejercicio al voto sea en igualdad de condiciones y sin discriminación, omisión que la podría poner a la Presidenta Mayra en los reflectores de la crítica.

Cabe señalar que el 22 de diciembre de 2017 el Consejo General del INE acordó aprobar un Protocolo que garantice en los 11 municipios de la entidad el ejercicio del voto, instruyendo a la Comisión de Capacitación y Organización Electoral de este estado que implemente materiales didácticos y carteles de orientación ciudadana dirigidos a los supervisores electorales como a capacitadores, asistentes electorales y funcionarios de las mesas directivas de casilla.

¿Por lo que ante esta omisión mi estimado lector, no será que al igual que al exgobernador de Jalisco, a la señora Presidenta del IEQROO le da asquillo los homosexuales?