Niñas criando niñas

32

De acuerdo al CONAPO la exposición al riesgo de un embarazo se interpreta como la primera condición para que las mujeres determinen su proceso reproductivo el cual se vuelve primordial el darnos cuenta, de ciertos determinantes próximos de la reproducción tales como el inicio de la actividad sexual y la unión propia.

En nuestro país, en las zonas urbanas de muchas ciudades, la iniciación sexual para las mujeres comienza a los 14 años, mientras que para los hombres comienza a los 12, sin embargo, en algunas entidades y zonas del interior de nuestro país, la edad disminuye equiparándose en 12 años para ambos sexos.

De acuerdo al ENADID (Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica) el Inicio de la vida sexual parte de una serie de Indicadores claves donde la clasifica a partir de cuartiles (25, 50 y 75%), habiendo mostrado en el 2009, que en Quintana Roo la cuarta parte (25% o primer cuartil) de las Mujeres en Edad Fértil (MEF) entre los 25 y 34 años ya había tenido su primera relación sexual a los 15.8 años; la mitad (50% o segundo cuartil) lo había hecho antes de cumplir la mayoría de edad, esto es, a los 17.7 años; y tres cuartas partes (75% o tercer cuartil) la tuvieron a los 19.7 años.

Hoy estas cifras se han modificado y el embarazo adolescente en nuestro estado ha incidido en su transformación volviéndolo un problema de salud pública con graves repercusiones médicas, psicológicas y sociales que hoy lo convierten en una carga moral y de estigmas para aquellas jóvenes o adolescentes que se embarazan, al ser el rechazo, la depresión, la soledad, la vergüenza, el abandono, incluso la violencia obstétrica solo algunos de los aspectos que podrían experimentar por esta condición y no así, cuando el embarazo resultara entre los 10 y 15 años y donde los riesgos y las complicaciones de la menor se podrían multiplicar, al sufrir su cuerpo, cambios por no estar preparado para soportar el mismo, donde podrían resultar posibles complicaciones a la hora del parto como fractura de la clavícula del bebé o de la cadera de la niña-madre por la estrechez de su pelvis.

De acuerdo con el INEGI, al año nacen más de 2 millones de niños en México y de esta cifra más de 450 mil son de jóvenes madres de entre los 15 y 19 años de edad, donde 11 mil partos se presentan de niñas de 10 a 14 años de edad.

El pasado 25 de noviembre en México como en países de Centro y sur américa y quienes trabajamos en la respuesta a estas problemáticas desde la sociedad civil, nos unimos en una campaña informativa sobre las graves consecuencias que ocasiona la violencia sexual y las maternidades forzadas de las niñas de esta región de nuestro continente.

De aquí que redpositiva a.c. continua como parte de su compromiso el movilizando al estado para el garantizar la protección de los derechos de las niñas y atienda de manera integral esta grave problemática de derechos humanos y de salud pública que, por una omisión legislativa, está permitiendo se practiquen abortos clandestinos que por condiciones no adecuadas está contrayendo repercusiones físicas y psicológicas en las adolescentes quintanarroenses.

Considero estimado lector que la familia debe jugar un papel importante en la prevención del embarazo, al igual que las instituciones educativas en donde desde la primaria se les debe hablar a los niños sobre su sexualidad.

Usted que opina; ¿desde la primaria o la secundaria?…