Sargazo con muchas penas y pocas glorias

No hay avance en los proyectos del uso de sargazo en diversas industrias

20

POR: LICETY DÍAZ

La semana pasada las secretarías de Turismo y de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo anunciaron el cierre de la temporada de sargazo de 2020, tras seis largos meses de penosos sufrimientos por el recale masivo a nuestras costas.

De acuerdo a los reportes de monitoreo satelital hay una disminución del 93.5 del macroalga en todo el Mar Caribe, adyacentes a la Península de Yucatán, las Antillas Menores y la parte central del Océano Atlántico.

Sin embargo, a pesar que desde 2015 comenzó a llegar las montañas de alga y tres años después expertos decretaran que ya va a ser una constante el arribo de sargazo en la franja costera del Caribe mexicano de marzo a agosto cada año, se continúa con fallas de estrategias y conflictos como es la disposición final del alga con resultados algo contradictorios y negocios sobre su utilización sin llegar a buen fin.

Las fallidas barreras de contención una vez más ineficientes en Playa del Carmen que tan solo en un día en agosto pasado se llegaron a acumular más 30 toneladas de tramos costeros como Shangri-La, El Recodo y Caribe.

Otro caso que siempre es preocupante en esta temporada es Mahahual, donde se reventó la barrera de contención y autoridades vacilaron en cuando colocarlas de nuevo. En ambos sitios no había mano de obra suficiente para levantar todo el alga que llegaba a los arenales.

De los cientos de proyectos elevados a SEMA para la utilización del sargazo en diversas industrias, como para hacer composta en la agricultura, en producto aliado en cementeras, entre otros, se han quedado en el tintero o con un mínimo paso se avance.

¿Cuál es el conflicto y el jugoso negocio que hay detrás de que no progrese estos beneficiosos y visionarios proyectos para el bien del Caribe mexicano y sobre todo para el turismo, principal rubro económico de este estado?

La respuesta puede dar para varios tomos de un libro y a estas alturas se sigue a prueba y error, con muchas penas y pocas glorias, pero saque usted sus propias conclusiones, punto y final.