A cara o cruz

La nueva medida que salió a la luz pública en lo que respecta al sector de la construcción es que ya tiene luz verde y se considera a partir de ayer como actividad esencial

22

La nueva medida que salió a la luz pública en lo que respecta al sector de la construcción es que ya tiene luz verde y se considera a partir de ayer como actividad esencial, de acuerdo a la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus) en Quintana Roo.

Esto en cumplimiento con el Acuerdo por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el Covid-19 y el 18 de mayo deberán establecer estrictos protocolos de protección para todos sus trabajadores, emitido por el Consejo de Salubridad General.

Veamos si el tiro le sale bien a la dependencia, si se tiene en cuenta que el número de contagios de Covid-19  siguen al alza, ya son más de mil 170 casos en el estado y más de 220 defunciones.

La “Nueva Normalidad”, sin dudas está llena de incertidumbre, para criterios de algunos a prueba y error, para otros espanta y está la otra parte de la población que prefieren aún quedarse en casa y ver que pasa con los que salen por obligación al poco a poco reactivarse las diversas labores, junto con alguno que otro colado desesperado por dejar las cuatro paredes.

La planificación centrada por el gobierno en brindar claridad, seguridad y certidumbre para la población, especialmente para los trabajadores de los sectores productivos, así como los gmandatos estatales y municipales con la reapertura gradual, ordenada y cauta de las mismas de forma duradera, está por ver.

Carlos Ríos Castellanos, el titular estatal de la Sedetus, dijo que del 18 al 31 de mayo deben estar preparados para el reinicio de actividades de la construcción, que sería el 1 de junio, pero solo para quienes cumplan con los protocolos que se establezcan para dicho fin, precisando que en el ámbito estatal estos se emitirán una vez que la federación publique debidamente sus lineamientos y disposiciones para dichos efectos, lo que garantice el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria en el entorno laboral dictadas en conjunto por la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social, y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Bien es cierto que la economía no se puede parar del todo, pero de acuerdo a los antecedentes que arrastra Quintana Roo con la contingencia sanitaria donde la entidad ha sido la más golpeada en el país en cuanto empleos formales con el 20% perdido, con más de 200 mil trabajadores ligados a la actividad turística que perdieron sus ingresos, hay grandes expectativas de lo que sucederá.

Sobre todo la mira mayor centrada en la reactivación de la industria sin chimenea que pesa más que el de la construcción y es necesario el regreso al turismo, aunque igual requerirá determinados protocolos que deberán darse en el transporte aéreo, marítimo terrestre; así como la forma en que funcionarán los hoteles, parques temáticos, los diferentes tours.

Pero lo cierto es que por ahora las cosas están a cara o cruz, pero saque usted sus propias conclusiones, punto y final.