Urge rescatar mercado viejo

El mercado principal de la capital lleva 53 años en el olvido, ninguna administración municipal se ha comprometido a restaurarlo; sólo le han dado “manita de gato” por fuera

18

CHETUMAL.- El mercado histórico “Ignacio Manuel Altamirano”, mejor conocido como el “mercado viejo” es uno de los más golpeados en el municipio, ya que se encuentran en completo abandono ante la falta de infraestructura.

A pesar que es uno de los mercados principales de la capital es el más emblemático que caracteriza la zona centro de la entidad, desde su construcción en 1966 el “Mercado Viejo” fue uno de los más importantes en la época, cuando Chetumal era un paraíso fiscal por la mercancía de importación que circulaba en diversas tiendas, pero poco a poco se fue deteriorando y hasta el momento ninguna administración municipal se ha comprometido a poder restaurarlo completamente.

Promesas incumplidas e incertidumbre de locatarios de este mercado porque no saben cuánto tiempo más dure su infraestructura, se requiere por lo menos rehacer por completo todo el edificio, ya que también tienen graves problemas con el sistema de drenaje, es por ello que las ventas se mantienen bajas y cada vez es complicado mantener los locales, que en algunos casos han dejado de ser redituables.

David Rivero Reyes, presidente de los locatarios, dijo que autoridades municipales van y vienen pero nadie ha hecho algo por realizar un proyecto de remodelación, solo le dan una manita de gato por fuera, en tanto que el problema es la infraestructura por dentro, el pésimo estado que se encuentran los sistemas de drenaje a tal grado que se rebosan las aguas negras.

“La última remodelación a medias que se realizó fue hace dos administraciones estamos hablando de casi cuatro años, donde según se invirtieron siete millones de pesos, obra que quedó inconclusa” manifestó el líder de los locatarios.

El mercado viejo, es uno de los más visitados por los chetumaleños al encontrarse en plena zona centro de la ciudad, los locatarios han optado por abrir cuando se puede o días festivos que son días de buena venta.

 

Por Samuel Caamal/Grupo Cantón