Su mamá la prostituía para comer

La víctima dijo que su madre recibía dinero de un vecino; el hombre fue acusado de pederastia, pero fue liberado.

381

Centro, Tabasco

El hambre y la desesperación de sobrevivir orilló a Ángela Ivet “N” a prostituir a su hija de 6 años de edad, con un vecino de oficio carpintero de la colonia Las Gaviotas, el cual fue detenido por el posible delito de peredastia, pero un juez lo liberó, bajo circunstancias de no estar bien sustentada la acusación en su contra.

Con el dinero obtenido la mujer, que hoy permanece en el Centro de Readaptación Social del Estado de Tabasco (Creset) sostenía sus gastos familiares, debido a que su marido era afecto a las bebidas alcohólicas. No preveía los alimentos en su hogar.

Entre noviembre y diciembre del 2017, la pequeña fue comercializada por su progenitora. “Yo veía que mi mamá recibía dinero a cambio que me fuera con un hombre…”, declaró la menor ante la autoridad, lo cual consta en el expediente que está con un juez de oralidad.

Luego de un buen tiempo que Ángela Ivet “N” realizaba esta práctica ilícita con su menor hija, una prima de la víctima denunció ante la Fiscalía el comercio carnal de la pequeña, y la justicia alcanzó a esta madre.

La imputada de condición humilde el siete de enero del 2018 fue detenida, y no ha rendido su declaración ante el Ministerio Público, ni mucho menos durante el proceso que se lleva a cabo en un juzgado de oralidad, que está a punto de llegar a su fin.

La mujer podría resultar con sentencia condenatoria a 35 años de cárcel en la audiencia que está en la antesala del juicio final y está programado para el próximo 31 de octubre, cuando se de a conocer la pena que alcanzaría Ángela Ivet “N”.

Claudia “N”, y otra hija del matrimonio de Ángel Ivet y Mauricio “N”, se cree que la reclusa también la vendía con el mismo vecino, hecho que se investiga.

Se espera que a Ángela “N”, durante la audiencia próxima, el juez le dicte una sentencia por el posible delito de trata de persona.