“Son una vergüenza”, dijo AMLO; Porfirio mejor les mentó la madre

Un Congreso con mayoría morenista, ¡un Poder Legislativo moreno!, resulta que hace entrar a sus huestes porriles a hacer un escándalo más vil que los panchos del “Mosh” en Ciudad Universitaria

237

Este tema del asalto a la Cámara de Diputados del estado de Quintana Roo, muy a pesar de lo incómodo que fue ver a una “senadora de la República”, envilecerse y llegar a extremos de –disculpe usted la analogía-, “vieja verdulera”, reclamando un absurdo, si lo analiza usted a fondo, no deja de ser una enorme pieza de humor; negro claro, pero si no fuera tan absurdo y divertido al punto del ‘pastelazo’, la realidad efectivamente podría ponernos a llorar.

Un Congreso con mayoría morenista, ¡un Poder Legislativo moreno!, resulta que hace entrar a sus huestes porriles a hacer un escándalo más vil que los panchos del “Mosh” en Ciudad Universitaria, pero ¡¿para qué!?, ¿para garantizar que se violentara la ley orgánica del Poder Legisaltivo?, ¡pero si sólo bastaba con mayoritearlo carajo!, ¿para qué tantos panchos?

Este asunto de habilitar una ley orgánica de 1995 para cancelar la desaparición de la Gran Comisión y dejar a un delincuente como Edgar Humberto Gasca Arceo al frente de la Cámara, es exactamente lo mismo que en su momento hiciera el panista Lorenzo Martínez Arcila y sabemos para qué y por analogía, lo que nos resta por deducir, es que los morenos no quieren que ahora nadie les estorbe para poderse robar el dinero de la ciudadanía y para ello ocuparon de “la banda madreadora” encabezada, ni más ni menos, que por una senadora.

Desde luego, la intención de ella, es la misma desde hace 2 años, ser la próxima gobernadora del estado, pero ese es un tema que se resuelve fácil; denuncia por actos anticipados de campaña.

Aun con todo, se supone que no cuentan con el respaldo de Andrés Manuel, que les dijo a los morenos que pretenden el absolutismo, “son una vergüenza” y hasta el vocero de la presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas se los espetó: “Somos demócratas convencidos. Ni en los estados ni en los congresos debe modificarse la ley en beneficio de ningún interés político o de grupo. El @GobiernoMX velará porque la ley se respete en función del interés público de los mexicanos. Somos demócratas convencidos. Ni en los estados ni en los congresos debe modificarse la ley en beneficio de ningún interés político o de grupo.”

Y por su cuenta, el grande, el congruente Porfirio Muñoz Ledo, mejor renunció y con el micrófono aún abierto durante la sesión en la Cámara de Diputados federal, les mentó la madre; no lo estoy inventando, allí está el video; hasta Proceso lo publicó.

Es el tiempo de hacer las denuncias del caso; es tiempo de espetarle en la cara al tal Gasca Arceo sus realidades: el seis de Julio del 2016 él mismo aprobó el “Paquete de Impunidad” o “el robo del siglo” al ex gobernador Roberto Borge Angulo; en detrimento de las finanzas públicas estatales del orden de más de 30 mil millones de pesos.

Lo demás es sólo ruido, habrá que exigirle a AMLO que cumpla su amenaza de abandonar su propio partido político en beneficio de la ciudadanía, a ver si así aleja a tanto priista del poder porque, por lo menos en Quintana Roo, a quien empoderan es a Borge y su cómplice, Félix González.

Buongiorno.