PEKÍN/MOSCÚ.

Autoridades de China emitieron una advertencia por la aparición de un caso de peste bubónica en la región fronteriza con Mongolia, donde se han reportado varios enfermos.

Funcionarios de Bayannur, una ciudad en la región china de Mongolia Interior, informaron el domingo que un hospital local reportó un supuesto caso de la enfermedad mortal.

Los casos de peste bubónica no son raros en China, pero los brotes son cada vez menos frecuentes.

La comisión de salud de la ciudad de Bayannur publicó la alerta sanitaria de tercer nivel de un sistema de cuatro categorías.

La advertencia prohíbe la caza y el consumo de animales que podrían trasmitir la plaga y pide a los residentes que reporten cualquier caso sospechoso de peste o fiebre sin razones claras, y que informen sobre marmotas enfermas o muertas.

La advertencia del domingo ocurre después de que se reportaron casos de peste en personas de Mongolia Interior en noviembre pasado, incluyendo dos contagios de peste neumónica, una variante más letal de la plaga.

La peste bubónica, conocida también como “peste negra” en la Edad Media, es una enfermedad altamente infecciosa y a menudo letal que suele propagarse a través de roedores.

RUSIA TOMA PREVISIONES

Rusia anunció este lunes que aumentó las patrullas para impedir que la gente cace marmotas cerca de su frontera con China y Mongolia después de que ambos países reportaron posibles casos de peste bubónica, que puede ser transmitida por animales.

Autoridades de la región rusa de Altai, fronteriza con Kazajistán, China y Mongolia, dijeron que había funcionarios patrullando la zona para hacer cumplir la prohibición de caza de marmotas y para advertir a la gente de los peligros, reportó la agencia de noticias TASS.

La oficina local de Rospotrebnadzor, el órgano supervisor de la salud del consumidor, afirmó que los casos al otro lado de la frontera no suponen una amenaza para los habitantes de Altai, reportó TASS.

 

Vía REUTERS