El sur de Quintana Roo, zona de trasiego de drogas

49
Ninguna autoridad estatal notó el sobrevuelo del narcojet.

Enfrentamiento
• Se habla de que incluso que hubo gente que le dispararon a los elementos de la Guardia Nacional para que no atraparan la nave

La rápida acción de la la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) impidió que los delincuentes llevaran a cabo su plan

En el gobierno de Carlos Joaquín han aumentado los vuelos de narcojets que bajan con droga en las carreteras del sur o en el aeropuerto de Chetumal

NUMERALIA

8 aviones han sido asegurados en lo que va de 2020 y una lancha con más de una tonelada de droga en Mahahual

 

RAFAEL SANTIAGO
GRUPO CANTÓN

Cancún. Con la intención de pasar desapercibidos, porque los ojos de todos estaban en el paso del huracán Zeta en la zona norte de la entidad, tres aeronaves intentaron descargar su cargamento de cocaína en las carreteras de los municipios de Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P. Blanco.
No contaban con un rápido operativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que impidió que llevaran a cabo su plan, persiguiendo a dos hacia Belice y capturando a una que había aterrizado en el aeropuerto de Chetumal, con la complicidad de los responsables de este lugar. Hay versiones de que hubo hasta balazos para evitar que la Guardia Nacional y soldados capturaran la nave en el aeropuerto, pero finalmente se logró el decomiso de una tonelada y media de cocaína por parte del Ejército Mexicano.
Destaca también que ninguna autoridad estatal, cuyo mando único está a cargo de Alberto Capella, se dio cuenta de nada extraño, ni del sobrevuelo del narcojet, ni de los señalamientos con fuego de otra narcopista que le preparaban con estopas encendidas en Bacalar. Trascendió que ahí pudo detenerse a otra persona. Hay que hacer notar que apenas el 24 de abril, bajó en esas pistas clandestinas, un narcojet cargado con drogas, cerca del ejido menonita de Salamanca, en el municipio mencionado.
Con el gobernador Carlos Joaquín González, se han incrementado los vuelos de narcojets que bajan con droga en las carreteras o en el mismo aeropuerto, ni siquiera con los gobiernos de Joaquín Hendricks, Félix González Canto o Roberto Borge Angulo hubo tantos narcovuelos detectados que evidencia el incremento del trasiego de droga por la frontera sur. Tan solo en el presente año, van ocho aviones asegurados y una lancha con más de una tonelada cerca del puerto de cruceros de Mahahual, en el sur de la entidad.
Hay varios reportajes internacionales que dan cuenta de cómo se han incrementado las bandas del crimen organizado, que la zona maya la han convertido en refugio de jefes del narcotráfico, o incrementa la construcción de hoteles o carros de lujo, como el caso de Felipe Carrillo Puerto, como un paraíso fiscal para el blanqueo de capitales, al convertirse en uno de los puntos principales de ingreso de la droga, sobre todo por aire, pero también por mar.

Colocaron señalamientos con estopas con fuego en una pista.

Se incrementan

Los casos de narcojets que se recuerdan son el que aterrizó en la carretera de la Vía Corta a Mérida; en el aeródromo de Mahahual; una avioneta en la comunidad de Salamanca; narconave en la Morocoy; narcojet en carretera a José María Morelos; narcojet en Pucté; y otro en Sergio Butrón Casas.
El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia matutina, dijo que era muy sospechoso que a la una de la mañana aterrizaran en la terminal aérea, y que se investigará a Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), que es quien opera y administra ese lugar.
Hay documentos oficiales del Departamento de Estudios del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos, en el que se ha denunciado este incontenible tráfico de droga que ha ido creciendo en las últimas fechas. Bajo el título de “México, organizaciones contra el crimen organizado y el narcotráfico”, coordinado por June S. Beitel, se pone el acento en la participación delictiva de los gobernadores estatales con los cárteles internacionales de la droga, y por si fuera poco subraya que “una ventana al alcance de la corrupción en las capas del gobierno y entre los partidos políticos en México.”