Equipo de AMLO anuncia inversión para aeropuertos de CDMX y Toluca, sin importar consulta

Lo anterior fue dado a conocer este jueves por el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jímenez Espriú

24

Sin importar el resultado de la consulta pública sobre si continúa o no la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), el próximo gobierno invertirá 5 mil millones de pesos para la modernización del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México Benito Juárez (AICM) y el relanzamiento del Aeropuerto Internacional de Toluca.

Lo anterior fue dado a conocer este jueves por el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT),  Javier Jímenez Espriú, quien detalló que la intención de dicha inversión es ampliar la capacidad de servicio para atender a 60 millones de pasajeros.

Jiménez Espriú dijo que los actuales gestores de la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de Mexico (NAIM) les comunicaron que, a pesar de que estaba previsto que finalizara para 2018, el proyecto Aeropuertario no terminaría hasta finales de 2022, aunque el próximo titular de la SCT señaló que prevén que la obra pueda, incluso, retrasarse hasta 2024.

 

“No podemos esperar a solucionar el problema de saturación del AICM hasta 2024. El NAIM no estaría al final del sexenio, por lo que tendríamos que tomar medidas de inmediato”, señaló Espriu.

Una de esas medidas inmediatas, que se realizará tanto si en la consulta se decide que continúen las obras del NAIM, o se opta por construir un aeropuerto en la actual base militar de Santa Lucía, será realizar una “cirugía mayor” al actual aeropuerto de la Ciudad de México.

Para esa “cirugía” del actual aeropuerto se invertirían 3 mil millones de pesos, dijo Jiménez Espriú. Y esta consistirá, básicamente, en obras de rehabilitación y modernización, “como resolver problemas de hundimiento, agua, drenaje, y buscar más espacio para los aviones”.

El objetivo, recalcó Jiménez Espriú, es que el actual aeropuerto pueda tener cabida para atender a 50 millones de pasajeros.

La segunda medida, que también se llevará a cabo independientemente de que se decida en la consulta ciudadana, será invertir entre mil y dos mil millones en “incorporar” al aeropuerto de Toluca. Este aeropuerto tiene una capacidad actual de atender en promedio a 4 millones de pasajeros. Sin embargo, solo está atendiendo a 400 mil. Por lo que Jimenez Espriu dijo que ya están “en conversaciones” con las aerolíneas para que tomen también como opción para sus vuelos este aeropuerto y así aliviar la saturación del aeropuerto capitalino.

“Hemos hablado con muchas aerolíneas y si están dispuestos a ir a Toluca”, dijo Espriu.

De esta forma, prevé que, entre el aeropuerto actual y el de Toluca, se atendería a una media de 60 millones de pasajeros. Una cifra similar a los 70 millones que se proyecta que atienda el nuevo aeropuerto, en caso de que la ciudadanía vote por esta opción.

Ahora bien, si gana la opción del aeropuerto de Santa Lucía, entonces la capacidad sería superior a la de los 100 millones de pasajeros, aseguró Jiménez Espriu. Puesto que permanecerían activas las 3 opciones de aeropuerto: el que ya opera en la ciudad, el de Santa Lucía, y el de Toluca.

En cambio, Jiménez Espriú dijo que si gana en consulta el NAIM, solo operaría este aeropuerto por incompatibilidad del espacio aéreo. Por lo que el actual aeropuerto dejaría de operar y se perdería la inversión de 3 mil millones de pesos en su remodelación que, dijo, empezaría al arrancar el nuevo sexenio.

Jiménez Espriú precisó que luego de un análisis a un estudio que organizó la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), el próximo gobierno contempla dos opciones:

La primera: continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, contemplando costos extras para urbanización y vialidades que trasladen a los usuarios hasta ese lugar, incluida la posibilidad de una nueva línea del Metro, además de cerrar la actual terminal aérea y la Base Militar de Santa Lucía por ser incompatibles con el actual proyecto.

Y la segunda: suspender la construcción en Texcoco, “hacer una cirugía mayor” al aeropuerto “Benito Juárez”, ordenar un estudio que tardaría cuatro meses para construir dos pistas en Santa Lucía y sumar la ampliación y modernización del Aeropuerto Internacional de Toluca, en el Estado de México.

Este miércoles, Jiménez Esptriú se reunió con los habitantes de los municipios mexiquenses afectados por la extracción de material pétreo utilizado para el NAIM. Al realizar un recorrido por al menos 5 municipios corroboró el daño ambiental que han sufrido minas y cerros. Sin embargo comentó a los habitantes que aunque los daños ecológicos son notorios, será la consulta ciudadana la que decida el futuro de las acciones en este rubro.

El próximo lunes Jiménez Espriú ofrecerá una conferencia de prensa para dar a conocer mayores detalles sobre la organización y costos, de la consulta ciudadana sobre el NAIM, que se realizará del 25 al 28 de agosto.

Santa Lucía sí es viable, dice estudio

Por otra parte, Javier Jiménez Espriú informó que, de acuerdo con un estudio de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) del año 2013, y que no conocían previamente a detalle, señala que existe viabilidad y factibilidad para que operen al mismo tiempo el actual aeropuerto capitalino Benito Juárez y las dos pistas en la Base Militar de Santa Lucía.

“Las trayectorias principales de operación son compatibles entre ambos aeropuertos, pero no así con un nuevo Aeropuerto en Texcoco (el NAIM)”, dijo el próximo secretario de la SCT.

A raíz de este estudio de 2013, Jiménez Espriú explicó que contactaron a la OACI para cuestionarles si la conclusión del informe de 2013 aún estaría vigente cinco años después.

La organización les contestó que sí el 3 de octubre por medio de un escrito dirigido a López Obrador, aunque, en caso de que en consulta ciudadana se elija la opción de Santa Lucía, se deberá hacer un nuevo estudio “complementario” para “redefinir el espacio aeronáutico”, que tardaría en realizarse entre 4 y 6 meses, y que costaría 600 mil dólares.