El piloto que hace tortillas en China; empezó con una taquería

Juan Hernández vende una tonelada al mes; además de aviador es DJ

28

Juan Hernández es capitán de vuelo y ha pilotado para aerolíneas de tres países. En su tiempo libre es DJ y, a sus 40 años, es uno de los dueños de una empresa que, al mes, vende una tonelada de tortillas de maíz en China.

Hace ocho años Juan se mudó a este país asiático para cumplir uno de sus sueños: volar en el extranjero. Pensó que sería una escala más, pero asegura que en China se siente como en casa y piensa quedarse mucho tiempo.

Juan cuenta que tiene grandes planes para expandir su negocio, Tortillas Don Juan, aunque afirma que su prioridad es y seguirá siendo la aviación.

“Siempre me han gustado los negocios. Al llegar a China y ver tantas oportunidades tuvimos la idea de poner una taquería, así fue como nos dimos cuenta de que no había tortillas de calidad y con buen sabor, 100% mexicano. Junto con mi socia, Mónica Mendoza, nació la idea de poner una tortillería en el sur de China”, relata el empresario.

La idea de salir de México le llegó cuando, todavía como primer oficial, volaba con capitanes que le contaban sus experiencias en el extranjero.

Juan ahora vive en Shenzhen, en la provincia de Cantón, y es capitán en la aerolínea China Southern. Mónica, su socia, volaba como sobrecargo en Aerocalifornia, pero ahora se dedica de lleno a la tortillería.

“Habíamos empezado con una taquería, estilo del norte, tacos de carne asada, etcétera, y al final de cuentas, cuando estuvimos checando los insumos, nos dimos cuenta de que no había tortillas buenas. Pusimos la tortillería pensando en producir nuestras propias tortillas para la taquería y, a final de cuentas, fue un boom”, explica Juan.

Además de piloto y empresario, Juan Hernández es DJ. Cada año, junto con otros cuatro amigos pilotos, organiza un festival de música electrónica en La Paz, Baja California Sur, totalmente gratis, el cual sirve para recaudar fondos y víveres que después donan a diferentes organizaciones.

“Nosotros ponemos el dinero, hacemos la fiesta y le pedimos a la gente que traiga ropa, comida, juguetes, pañales, despensa en general, y después nosotros se la damos a asociaciones. Por ejemplo, el año pasado se lo dimos al DIF estatal en La Paz”, explica.

Receta azteca y maya

En su sitio web, Don Juan ofrece tortillas con un “sabor auténtico, basadas en la antigua receta azteca y maya del nixtamal”, con un costo de 50 yuanes el kilo (135 pesos), totopos, sopes, huaraches, tortillas para freír y masa para tamales. También frijoles y salsas, que los mexicanos buscan en China para no extrañar tanto su tierra.

“No usamos harina. Compramos el maíz, lo cocemos por tres horas, lo dejamos reposar por 12 horas y luego lo molemos con piedras volcánicas para sacar la masa y así es como hacemos las tortillas. De hecho, creo que hasta en México es difícil encontrar quien haga así las tortillas”, dice Juan a este diario.

Para el piloto, lo más difícil para sacar adelante su empresa ha sido la barrera del lenguaje, que complica hasta las tareas más simples, y la diferencia que hay entre hacer negocios en China y hacerlos en México.