La Policía estadounidense determinó que una niña de ocho años falleció por causa de la severa deshidratación que le produjo un despiadado castigo parental: la menor fue obligada a saltar sin parar en un trampolín y bajo un clima extremadamente caluroso, informa CBS7.

Jaylin murió el 29 de agosto en su domicilio, ubicado en la ciudad de Odessa (Texas). Al avanzar las investigaciones, los agentes descubrieron que la niña fue maltratada por un hombre y una mujer que eran sus tutores, según los familiares de la víctima.

El castigo incluyó dejarla sin desayuno antes de hacerla saltar en la cama elástica sin detenerse y durante largo rato. Para ese momento, la temperatura aproximada de la lona era de 43 grados centígrados y la del suelo llegaba a 65.

Además, a Jaylin se le prohibió tomar líquidos mientras cumplía con el supuesto correctivo. “Una investigación adicional reveló que a la niña no se le permitió beber agua porque no estaba saltando”, declaró un portavoz del Departamento de Policía de Odessa.

ras conocerse detalles de lo sucedido, Daniel Schwarz, de 44 años, y su esposa Ashley, de 34, fueron arrestados. Ambos enfrentan cargos por asesinato. Asimismo, la Policía confirmó que los acusados no eran los padres biológicos de la niña.

El informe de las autoridades fue presentado el 8 de octubre. Si la pareja es declarada culpable, puede ser sentenciada a pena de muerte. Mientras tanto, permanece detenida y sin derecho a fianza hasta su próxima audiencia judicial.