Investigadores japoneses dijeron este miércoles que bajas concentraciones de ozono pueden neutralizar las partículas de coronavirus, proporcionando una potencial forma para que los hospitales desinfecten las salas de exámenes y áreas de espera.

Científicos de la Universidad de la Salud de Fujita dijeron en una conferencia de prensa que habían demostrado que el gas ozono en concentraciones de 0.05 a 0.1 partes por millón (ppm), niveles considerados inofensivos para los humanos, podría matar al virus.

El experimento utilizó un generador de ozono en una cámara sellada con una muestra de coronavirus. La potencia del virus se redujo en más de 90% cuando se sometió a niveles bajos de ozono durante 10 horas.