CANCÚN

El dengue es una infección viral transmitida por la picadura de las hembras infectadas de mosquitos principalmente de la especie Aedes Aegypti y en menor grado de A. Albopictus. Estos mosquitos también transmiten la fiebre chikungunya y el virus zika.

Los mosquitos necesitan depositar sus huevecillos en la pared de recipientes vacíos como botellas, tinacos, latas, floreros y llantas; estos huevecillos pueden durar hasta un año en un ambiente seco y con la primera lluvia o humedad surgen las larvas, por lo que es importante prevenir la presencia de estos insectos y evitar su picadura.

La distribución geográfica del padecimiento predomina en áreas costeras, donde las condiciones climáticas son favorables para la transmisión. De acuerdo a los datos del Panorama epidemiológico de dengue de la Secretaría de Salud, en 2019 sólo Tlaxcala y Ciudad de México no presentaron casos confirmados, mientras que las entidades federativas con mayor número de casos fueron: Jalisco, Veracruz, Quintana Roo, Morelos, Chiapas, Oaxaca, Puebla y San Luis Potosí.

La infección de dengue causa síntomas gripales y en ocasiones evoluciona hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal, llamado dengue grave.

Los signos y síntomas son:

  • Fiebre de 40°C o mayor
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolor detrás de los globos oculares
  • Dolores musculares y articulares
  • Náuseas y vómito
  • Presencia de masas o bolitas en el cuello o axilas
  • Salpullido

En esta temporada los casos de dengue pueden aparecer de manera simultánea con los de COVID-19, por lo que el control del mosco Aedes Aegypti es una actividad esencial para reducir el riesgo de la ocurrencia de dos brotes epidémicos.

Realiza las siguientes medidas de prevención y control del mosquito:

  • Voltea cubetas, tambos, tinas o cualquier objeto en el que se pueda acumular agua
  • Compacta y deposita en la basura botellas, llantas, latas o trastes que ya no se utilizan porque pueden acumular agua
  • Lava con jabón y cepillo recipientes como tinacos, piletas, cubetas, floreros, bebederos de animales y cualquier recipiente que pueda servir para que se acumule agua
  • Limpia y cubre cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico
  • Identifica y elimina criaderos de mosquitos dentro de casa
  • Cambia el agua de los floreros y bebederos de mascotas cada tercer día
  • Utiliza medidas de protección personal en el hogar como mosquiteros en las ventanas, uso de ropa de manga larga y de repelentes de insectos

Si presentas alguno de los síntomas no te automediques y acude a un Centro de Salud.

 

Vía GOB.MX