Robas, pagas y te vas

49

¿Es la Ley?
Porque entonces tendríamos que cambiarla.
O intentar cambiarla quienes no robamos.

Estas nuevas leyes que dejan en libertad a los ladrones. Y, sobre todo, a la ladrona mayor que es sobrina de Magaly Achach. A la señorita Paulina García Achach.

Quien el viernes pasado quedó en total libertad. Casi le dieron un premio.

Acusada de haber saqueado al pueblo, porque es la única manera de decirlo, o no supieron probar sus dichos en la Fiscalía, o es que no hay castigo previsto en la Ley. O los jueces actúan a modo.
Tráguese usted, y muchos más, su coraje. Porque con pagar fue suficiente. Y aquí documentemos el asombro. Porque pagar quiere decir, dos diferentes expedientes abiertos en su contra, uno por la cantidad de 8 millones 449 mil pesos y otro por 39 millones 733 mil pesos.

Y pagó. ¿De dónde, debemos preguntarnos, o simplemente sonreír? Porque para tener ese dinero, más de 47 millones de pesos que es la cifra que pudieron medio probar que se robó, lo puso a producir, hizo muy buenos negocios y pudo reunir, en cosa de meses, todo el dinero que le pidieron para “perdonarla”. Ni un centavo se perdió.

¿De qué hablamos? Porque, obvio, no estamos hablando de justicia. Se necesita capacidad criminal para robarse esa cantidad de dinero, y mucha incapacidad oficial para que se vaya a su casa y todos contentos.

La única “recomendación” del juez, que le había permitido llevar su juicio en libertad, lo que no ha sido así para otros presuntos delincuentes del gobierno anterior que están en la cárcel, fue que en los próximos seis meses no se cambie de domicilio.
A lo mejor piensa visitarla para tomarse en cafecito. Así de amigos han de haber quedado.

¿Esto sienta precedente? Obvio. Uno muy grave, mirando hacia atrás, y todavía mucho más grave si miramos hacia el futuro.
Insisto, si fue incapacidad de la autoridad, o una intencionalidad para no pedir que la señorita que fue subsecretaria de Seduvi, que vendió terrenos a precios irrisibles y se hizo de mucho dinero como beneficio de esto, que estuvo trabajando con otro “inocente” que también ya está en su casa, Mauricio Rodríguez Marrufo, fuese castigada… tenemos que hacer algo, todos, sobre todo los jefes de quienes lo permitieron.

¿Este es el mismo protocolo que va a seguirse en el juicio, que todavía no inicia, por cierto, contra Roberto Borge? ¿Que pague equis cantidad y aquí no pasó nada?

Si no fue así, si las leyes dicen que robas, devuelves y te vas… pues que bonitas leyes que no sirven para nada, y para menos que nada en Quintana Roo, paraíso de los defraudadores del patrimonio estatal…