Retos de la formación y el aprendizaje digital

21

La era del conocimiento y la digitalización han innovado la forma de vivir de la humanidad y la educación no debe ser la excepción, Se comentaba la semana pasada acerca de los retos de la educación en el siglo XXI y uno de los principales que se consideraron durante el cuarto encuentro de rectores Universia 2018, fue precisamente el de la aceleración de la innovación.

Los rectores y expertos participantes, ante los retos de la formación y el aprendizaje digital, asumen que el efecto de la revolución tecnológica está ya aquí, por lo que muchas industrias están sintiendo su impacto; la educación superior no es la excepción, a tal grado que varias tendencias tecnológicas y sociales tienen el potencial de transformar el modelo educativo y operativo de las universidades.

Es una prioridad que los líderes educativos no solo conozcan esta revolución tecnológica, sino que la lideren, anticipando cambios de paradigma en función de las nuevas realidades imperantes.

Los debates surgidos en Salamanca 2018, están direccionados hacia acciones y programas especialmente relevantes para las universidades, tales como: flexibilizar y aplicar métodos educativos innovadores, así como repensar los procesos organizativos, administrativos y de sustentabilidad; alianzas, cursos y certificaciones con empresas de diferentes industrias; nuevos y alternativos modelos de certificación e integración de plataformas globales; ofertas formativas híbridas y programas de capacitación y actualización en el lugar de trabajo. En el marco de una formación adaptada a las necesidades del estudiante y que se extiende a lo largo de la vida, son necesarias nuevas formas de titulación, en especial aquellas carreras relacionadas con las ciencias computacionales, la Inteligencia artificial, la ciencia de datos y la tecnología, así como un mayor énfasis en la educación humanística, sin dejar de lado las competencias transversales de los estudiantes.

Acorde a estas tendencias y demandas del sector productivo, en la Universidad Tecnológica de Cancún, estamos transitando hacia un nuevo modelo educativo el cual, trae implícito el enfoque de sustentabilidad, además del bilingüismo y la internacionalización; que sin duda alguna ofrecerá a las nuevas generaciones conocimientos técnicos e inteligencias emocional y social, que les permitan ser ciudadanos más humanos; capaces de cuidar el entorno y ser autoconscientes de los riesgos actuales; así como aprovechar las ventajas competitivas para lograr un alto grado de desempeño social y organizacional.