Acopiadores de miel pegan a productores

Las ganancias en la venta de este producto beneficia a los aduaneros y empresarios, olvidándose de la economía del campesino

43
TULUM, Quintana Roo.- Mientras que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), a través de su coordinación general de Asuntos Internacionales y la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados (Aserca), coordinó una misión comercial de empacadores de miel provenientes de Europa, donde los productores mexicanos lograron expectativas de ventas por 27.3 millones de dólares; la realidad que se vive en las comunidades productoras de Tulum es otra.
La referida misión, conformada por 10 empresas europeas empacadoras de miel, visitó México con la finalidad de conocer las buenas prácticas de producción apícola, así como para participar en las mesas de negocios que se celebraron en el marco del 25 Congreso Internacional de Actualización Apícola que tuvo lugar en la ciudad de Querétaro.
Aquí, los productores yucatecos tuvieron una gran participación y elevadas ventas entre compradores provenientes de Alemania, España, Francia, Países Bajos, Polonia y Portugal.
Además, los empacadores europeos acudieron a plantas en los estados de Campeche, Aguascalientes y México y se tuvo la oportunidad de conocer en la ciudad de Mérida, Yucatán, las características de las abejas meliponas, especie nativa de la Península de Yucatán
Desafortunadamente, esto no benefició para nada a los apicultores de Tulum y las comunidades mayas.
“En años anteriores ha sido un gran potencial de ventas a Europa, pero al pasar el tiempo hasta ahora, hay gente que acopia en Campeche, acopiadores en Yucatán; en Valladolid y en Tizimín siempre hay personas que se dedican al acopio de miel que producen los apicultores”, señaló Aniceto Caamal Cocom, presidente del Centro Salvaguarda de Usos y Costumbres Maya.
Estas millonarias ventas que en el 2017 alcanzaron los 58.3 millones de euros, sólo en exportación, es dinero que no ganan los productores, sino empresas y aduanas.
En el encuentro, las empresas que asistieron tuvieron reuniones de negocios con 25 compañías apícolas autorizadas para exportar a la Unión Europea.
“La miel es muy buena, pero es un alivio no tanto para el campesino, sino que es negocio de más de 50 años para los que tienen el permiso; son los más beneficiados y son empresas, compañías”, reiteró Caamal Cocom.
El tiempo que invierten los apicultores tulumnenses, sumado a las épocas de sequía, al final hacen que haya una utilidad muy reducida, donde los acopiadores les pagan ahora 28 pesos el kilo de miel, cuando antes eran hasta 40 pesos.
Además, antes el pago se hacía con la entrega, y en la actualidad, reciben la miel y la van pagando en abonos, perjudicando aún más a los apicultores.
Para revertir esta situación, el Centro Salvaguarda de Usos y Costumbres Maya trabaja  un proyecto con las comunidades de Tulum.
“Se están creando cooperativas para que tengan su propio centro de acopio, sus marcas y etiquetas, y sus propios permisos para exportar”, señaló Aniceto.
“No puedes entrar a la plataforma si no está certificada y son muy exigentes. En 2010 nos rebotaron 400 toneladas de miel porque detectaron transgénicos y está muy monitoreada la miel que entra a Europa”, comentó. (Fernando Morcillo/Grupo Cantón)