Se lucha para preservar la zona de anidación de tortugas, donde se planea un complejo hotelero

El rechazo por parte de la sociedad en Quintana Roo al proyecto ingresado ante la Semarnat para el desarrollo de un complejo hotelero de 520 habitaciones en la zona conocida como Xcacel -que cuenta con el último reducto en la costa estatal para la anidación de tortugas marinas- ha sido impresionante

23

SOLIDARIDAD, Quintana Roo.- El rechazo por parte de la sociedad en Quintana Roo al proyecto ingresado ante la Semarnat para el desarrollo de un complejo hotelero de 520 habitaciones en la zona conocida como Xcacel -que cuenta con el último reducto en la costa estatal para la anidación de tortugas marinas- ha sido impresionante, con 25 mil personas que firmaron su desacuerdo con la construcción de La Calma Ecoresort, a dos días de haber sido formulada la petición en la plataforma digital change.org com.

La petición para desechar este proyecto fue realizada por Aracely Domínguez, ambientalista y presidenta del Grupo Ecologista del Mayab (Gema) y va dirigida al secretario de medio ambiente y recursos naturales, Rafael Pacchiano, y al director de impacto y riesgo ambiental de esta dependencia federal, Alfonso Flores.

La Jornada Maya platicó con Aracely Domínguez quien encabezó junto con personajes importantes del estado la lucha para preservar la zona de anidación de tortugas, hoy santuario de las tortugas protegidas ubicado en Xcacel-Xcacelito.

Domínguez comentó que esta zona ha sido codiciada por intereses que se despreocupan del medio ambiente, y recordó que los predios donde hoy se pretende construir el complejo hotelero eran propiedad de gobierno del estado en la fórmula FIDECARIBE, pero el ex gobernador Mario Villanueva decidió fraccionarlos y ponerlos a la venta a pesar del rechazo inicial de un grupo de biólogos y expertos en tortugas, que se encontraban trabajando y documentando científicamente la importancia de este lugar para la anidación de los quelonios.

“En 1997 Villanueva vende los terrenos de Xcacel a pesar de que le habíamos pedido que declarara el área natural protegida porque en esa fecha ya había suficientes estudios para determinar la importancia de la playa que tiene 3 kilómetros de largo, Xcacel era parte de los terrenos de FIDECARIBE que eran 14 kilómetros que van de Tulum a Akumal y que son las zonas de anidación de tortuga marina más importantes del estado”.

“Empezaron a venderse los terrenos y la parte que quedó de FIDECARIBE es la de Xcacel. Como ahí desde el 82 ya había gente que estaba trabajando ahí, ya había suficiente información para determinar su importancia; sin embargo, no quiso, nos engañó (Mario Villanueva) no quiso declarar esto como un área protegida, dividió el terreno de Xcacel-Xcacelito en cinco lotes”, recordó la ambientalista.

La división que realizó el ex gobernador Mario Villanueva para vender estos terrenos costeros a un grupo español (Hoteles Meliá) y a particulares nacionales derivó en la oposición de la sociedad quintanarroense para que fuera destruido este santuario de la tortuga marina, la zona de anidación de tortugas marinas más importante del Atlántico para las especies caguama y blanca, hecho que lograron evitar, y el gobierno del estado tuvo que hacer una permuta (intercambio de terrenos) con los propietarios para conservar el lugar.

Esta permuta sólo se aplicó a los terrenos centrales de Xcacel-Xcacelito que eran propiedad del grupo hotelero español y según cuenta Aracely Domínguez, los dos terrenos restantes ubicados en las puntas de esta zona, no fueron permutados por tener intereses familiares el gobernador Roberto Borge en la situación.

“No lo hizo con estos dos del norte y del sur que son las colindancias con Chemuyil y Xel-Ha porque había familiares de ellos involucrados en las compra-ventas, entonces dejó estos terrenos como para desarrollo y permutó los tres terrenos del centro y se los entregó en propiedad a la Universidad de Quintana Roo; esto no estuvo del todo mal pero tampoco estuvo del todo bien, porque no se declaró área natural protegida como era lo conducente y lo importante”, señaló Aracely Domínguez.

Los grupos ambientalistas ya han detectado algunas falsedades del proyecto La Calma Ecoresort, el cual contiene inconsistencias graves como señaló Aracely Domínguez: “Te puedo adelantar que sí tiene falsedades, imprecisiones y omisiones; una de ellas es que el proyecto no tiene playa y esto es una falsedad, el proyecto tiene un porcentaje alto de zona rocosa pero sí tiene un pedazo de playa con arena y de hecho es el mejor pedacito de playa en todo Xcacel porque es como una pequeña bahía, entonces sí tiene playa y ellos dicen que no tiene, ellos dicen que no van a hacer uso para nada de la playa, entonces no suena coherente que no vayan a entrar al mar estando en Xcacel”.

En la zona donde se encuentra proyectada la construcción de este hotel es rica en manglares y selva, situación que el proyecto presentado ante la Semarnat no menciona, en cambio considera la construcción de 520 cuartos de hotel, grandes piscinas y un lago artificial.

Fuente / La Jornada Maya