Ecologistas preparan defensa de Santuario

Con el desarrollo del megaproyecto La Calma Eco Resort Luxury, personas suman esfuerzos para proteger Xcacel Xcacelito

21

RIVIERA MAYA.-Tulum Ecologistas que en el 2000 defendieron el santuario de la tortuga marina Xcacel Xcacelito ya se preparan para una nueva defensa al conocer la intención de la empresa Palmares de Country de desarrollar el proyecto de 520 habitaciones “La Calma Eco Resort Luxury”.

 

En febrero de 1998 la superficie de 362.1 hectáreas conocida como Xcacel Xcacelito fue decretada Área Natural Protegida; y en el 2000 la cadena hotelera Meliá intentó desarrollar un complejo de más de mil 200 habitaciones, lo que motivó a diversos grupos ambientalistas a encabezar la defensa de este lugar a donde llegan cada año a desovar tortugas de las especies blanca y caguama, pero que también es refugio de especies amenazadas como el zorrillo, el tejón, el sereque, el jaguar, el venado cola blanca; y aves como el águila pescadora, la aguililla negra y la fragata, entre muchas otras, como recordó Jorge Fuentes Gómez, reconocido ambientalista de la Riviera Maya y quien fuera integrante del movimiento en defensa del santuario.

 

Asimismo, tiene especies vegetales importantes como la margarita de mar, uva de playa, mangle rojo y mangle botoncillo; y más de 100 especies de peces arrecifales.

 

En este sentido, Lupita De la Rosa, fundadora del Movimiento Ciudadano y Ecologista “Yax Cuxtal” e integrante del que fuera el Movimiento Ciudadano y Ecologista del Municipio de Solidaridad A. C., comentó que “todo proyecto, por más sustentable que digan que es, genera siempre impactos. Tendremos que darle los argumentos a la autoridad para que lo deseche”.

 

“Solicitaremos la reunión pública informativa pues no puede ser que tanto empresarios, consultores, y Semarnat, no tengan memoria”, agregó.

 

“Es como que al rato quieran construir en Sian Ka’an y olvidarse del decreto, no se vale”, remató.

 

El Santuario de Xcacel Xcacelito, intentaron que fuera declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad; sin embargo, al no haber voluntad del gobierno estatal en esa época, y lo engorroso que significa hacer un trámite de esta magnitud, nunca se concretó. (Fernando Morcillo/Grupo Cantón)