La locomotora de Porfirio Díaz, testigo fiel de la historia maya

Del Tren Militar solo quedan fragmentos en el Museo Maya, pero en su momento circuló con vapor a 57 kilómetro por hora

16
FELIPE CARRILLO PUERTO, Quintana Roo.- El tren fue inaugurado en 1905 de cuya estructura sólo quedan partes de la misma. Es una locomotora que alguna vez sirvió como trasporte de tropas federales y luego de carga, de hecho, algunas de sus partes se encuentran en el museo maya de Felipe Carrillo Puerto, a la vista de los visitantes y de locales.
Son piezas invaluables que quedaron como patrimonio cultural del municipio y de la entidad.
Mario Chan Colli, cronista vitalicio de la ciudad explica parte de la historia de esta máquina que se impulsaba con vapor de manufactura norteamericana.
“Decauville” es el nombre de su inventor, conocedor de reseñas históricas del entonces Santa Cruz de Bravo, hoy municipio de Felipe Carrillo Puerto.
Comentó que el tren vino como resultado de la incorporación de ejército federal de la antigua Chan Santa Cruz de Bravo, ya que antes de la ocupación, que fue cuatro de mayo de 1800 a 1900, ya existía el proyecto de construir el tren militar y  se había contemplado este tipo ya que era más fácil de trasportarlo por barco en partes como la locomotora y las rieles debido a que este diseño no contemplaba vagones. El sistema de Decauville tiene un espacio entre riel y riel de 60 centímetros de ancho.
Resaltó que el entonces presidente de la republica general Porfirio Díaz, compró el tren y para el año de 1905 entre los meses de marzo a septiembre desembarcó el tren en Punta Allen, para luego ser trasladado a Felipe Carrillo Puerto, para ensamblarlo, instalar las rieles e iniciar con su compromiso que era de llevar soldados de Carrillo Puerto, hasta en ese entonces se conocía como el puerto de Vigía Chico.
Explicó que el precio superó el presupuesto que se asignaba al entonces territorio de Quintana Roo, aunque no precisó el monto al no tener la copia del oficio en esos momentos, dio a conocer que en ese año el general Ignacio Bravo, era el jefe político en esta tierra equivalente a lo que ahora es un gobernador .
Después de la culminación de la guerra la locomotora fue utilizada para trasportar marquetas de chicle a Vigía Chico, para después ser embarcados hasta Cozumel y de ahí tomarían otro rumbo, cuando gobernaba Margarito Ramírez, para 1958 deja de existir y es vendido por éste a empresas fundidoras, al desbaratarla algunas piezas fueron olvidadas.
Este patrimonio que es parte de la historia y cultura de la capital de la cultura maya que ahora solo existe en algunas piezas, que en su momento de circulación a 57 kilómetro por hora y que su estación es la que hora es el centro de la ciudad, está solo en historia este ferrocarril de nombre “Tren Militar” “Tren Forestal del Norte” entre otros solo quedaron algunos fierros que están a la vista del público que visita el museo de la ciudad.(Alejandro Valdez/GRUPO CANTÓN)