Licety Díaz
GRUPO CANTÓN

CANCÚN Tras la denuncia de la tala ilegal de manglar de alrededor de 400 metros en la zona hotelera el pasado viernes hecha por ambientalistas y habitantes de la zona hotelera, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) delegación Cancún, clausuró el predio luego del ecocidio, por la indebida intromisión de cinco personas con moto sierra en el bulevar Kukulcán a la altura del kilómetro 5.5 que devastó el sitio colindante a la laguna Nichupté.
Los inspectores de esta procuraduría documentaron que hubo actividades de poda y tala de la vegetación de mangle botoncillo (Conocarpus erectus) y mangle blanco (Laguncularia racemosa), ambas especies en estatus de riesgo y listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059 bajo la categoría de Amenazada (A); así como de otras, tales como siricote (Cordia dodecandra) y uva mar (Coccoloba uvifera).
El buzo y ambientalista Alberto Friscione, señaló que la acción venía por parte de algún empresario gandalla que se aprovechó del paso del huracán Delta. Al parecer a Raúl Bermúdez Arreola, delegado de Fonatur en Quintana Roo poco le importa la planeación ecológica, urbana y forestal.
¿QUIÉN MANDA EN LA ZONA HOTELERA?
A pesar de los lineamientos establecidos en la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, persiste la destrucción de manglares en la zona hotelera, ante la complacencia del delegado de Fonatur en Quintana Roo, Raúl Bermúdez Arreola, quien en supuesto, vela por los predios que pertenecen a la nación.
Y es que el burocratismo del funcionario ha hecho que esa jurisdicción perteneciente al gobierno federal enfrente un caos que pareciera nadie quiere solucionar.
Como ejemplo está que hoteleros, empresarios, dueños de negocios y habitantes de ese sitio, se quejen de la falta de soluciones a la problemática que afecta a todos por igual, ya que Bermúdez Arreola está más entretenido en la imposición de sus empresas constructoras a los concesionarios del Tren Maya, que la resolución de los problemas cotidianos de Cancún y sus alrededores, sin tan siquiera atender los reclamos de las personas perjudicadas y que llegan a su oficina para ver que solución se da a diversas problemáticas existentes en la zona hotelera.
Por ello y ante la nula atención de Raúl Bermúdez, colonos y dueños de establecimientos comerciales, acudieron ya a Palacio Nacional donde presentaron una denuncia formal contra el funcionario, por su negligencia para acatar la ley.
De acuerdo al Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública Nacional, en lo que va de año hay 44 denuncias por delitos contra el medio ambiente, en todo 2019 hubo 53 denuncias.