* La fiscal se empeña en defender a Fernando Gama Rodríguez, quien tiene abierta una carpeta de investigación en la Fiscalía Anticorrupción del Estado de México

* Fue denunciada por actos de corrupción, ante el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Nacional junto con otros funcionarios del estado

CRISTINA ESCUDERO
GRUPO CANTÓN

CANCÚN. En lugar de proceder y hacer valer su función como titular de la Fiscalía Anticorrupción, Rosaura Villanueva Arzápalo, también pasó a formar parte de la red de corrupción con ramificaciones hasta las altas esferas del poder estatal, ya que se dedica a desaparecer expedientes y a omitir pruebas en contra de funcionarios que han sido denunciados por enriquecimiento y operaciones ilícitas.
Incluso la fiscal Anticorrupción de Quintana Roo, fue denunciada por actos de corrupción, ante el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Nacional la semana pasada junto con otros funcionarios del estado, como el titular de la Fiscalía General del Estado, Óscar Montes de Oca y el mismo Alberto Capella.

Villanueva Arzápalo, rechazó llamar a testificar a Alberto Capella.

Villanueva Arzápalo también se ha empeñado en defender al magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa de Quintana Roo, Fernando Gama Rodríguez, quien además de tener abierta una carpeta de investigación en la Fiscalía Anticorrupción del Estado de México por enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilícita, no cumplía ni cumple con el requisito de residencia, necesario para el cargo que fue electo como magistrado en el estado. Una de las razones es que Gama Rodríguez tiene una relación sentimental con la diputada Lili Campos, es operadora política del mandatario estatal.
Cuando se le cuestionó a Villanueva Arzápalo sobre el contenido de la carpeta TOL/CCF/SPO/107/091068/20/04 en la que hay serias acusaciones en contra de Gama Rodríguez desde que era abogado dictaminador en la Procuraduría Fiscal del Estado de México, la fiscal sólo dijo que eso no estaba en su jurisdicción, demostrando así que la política anticorrupción en Quintana Roo no existe.
La asociación civil “Somos Tus Ojos” por la Transparencia Quintana Roo, dio a conocer el pasado 31 de agosto que la Fiscalía Anticorrupción del Estado de México (FAEM) abrió la carpeta de investigación mencionada en contra de Gama Rodríguez, y documentó los presuntos delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y enriquecimiento ilícito, lo anterior luego de que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales de la Fiscalía General de la República turnara la carpeta a ese órgano investigador.

El magistrado Fernando Gama es acusado de enriquecimiento ilícito.

La denuncia fue sustentada en escrituras de los numerosos inmuebles que ha adquirido el magistrado a su nombre y al de su familia; compras que contrastan con sus limitados ingresos como abogado dictaminador en la FAEM. Con todas las pruebas, la fiscal Anticorrupción no ha procedido contra Gamma Rodríguez e incluso considera que ese tema es “una desinformación y de intereses personales”, a pesar de que este personaje presentó documentos falsos a la XV Legislatura para ser electo magistrado.

SE QUEDA DE BRAZOS CRUZADOS

Otra de las negligencias de la fiscal Anticorrupción Villanueva Arzápalo, es que rechazó llamar a testificar a Jesús Alberto Capella Ibarra, titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Quintana Roo, lo anterior dentro de la carpeta FGE/QR/FECC/PTM/0200/06/2020 por el delito de abuso de autoridad iniciada por los detenidos de Puerto Morelos el pasado 5 de junio en contra del jefe policíaco Gumercindo Jiménez Cuervo, otros mandos y policías.
Alberto Capella, fue citado a testificar por el mensaje que el jefe policíaco de Quintana Roo difundió a través de su cuenta oficial en Twitter el 5 de junio en el que aseveró que había ordenado a todos los mandos policiales evitaran abusos contra la ciudadanía.
Pero ese día ocurrió la detención violenta de seis personas que se oponían a la destrucción del parque del casco antiguo de Puerto Morelos. Fue citado como testigo a fin de que proporcione el oficio en el cual ordenó a la policía a evitar excesos, pero la fiscal se abstuvo de llamarlo y se resiste a investigarlo no sólo por ese motivo, sino por otras denuncias que pesan en contra del “showman” policíaco.