No dejan descansar en paz a “JuanGa”

José Luis Martínez y Dolores López apoyados por elementos de la FGE colocaron sellos para acordonar el lugar

42

CRISTINA ESCUDERO
GRUPO CANTÓN

CANCÚN.- A pesar que hace cuatro años falleció el cantante Juan Gabriel, todavía no descansa en paz, debido a que mucha gente a su alrededor se aprovechó de su buena fe como el caso de José Luis Martínez Alday y su esposa Dolores López Lira, quienes le otorgaron un contrato de usufructo vitalicio al artista, al igual que a sus amigos Carlos Andrés de Regil y Briseida Landaverde Torres, quienes son los que viven en el predio “El Divo”, y del cual intentaron despojarlos con el apoyo de elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE), quienes en primera instancia y como oportunamente informamos, colocaron sellos para acordonar el lugar y sorpresivamente 24 horas después llegan otros policías ministeriales para levantar los sellos sin dejar ninguna notificación.

Sin duda alguna, la presión mediática y la intervención de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo, llevó a los elementos a quitar los sellos al día siguiente, reconociendo que la actuación de sus compañeros había sido indebida, sin embargo no dejaron ninguna notificación a los agraviados.

Cabe recordar que Dolores López Lira quien es dueña del Hotel Generation y de la empresa Lomas Travel, es quien ha estado moviendo sus influencias para poder despojar del predio a Carlos Andrés de Regil y Briseida Landaverde, a quienes los ampara el contrato de usufructo vitalicio y son las personas que desde el 2011 habitan el lugar, han construido entre otras cosas un estudio de grabación y comprado cada cosa que hay en el hotel, constando todo en facturas que tienen en su poder.

En parte del contrato al que tuvo acceso Quintana Roo Hoy se lee: usufructo vitalicio que otorga como Playa Dorada Generation SA de CV, representada por el señor José Luis Martínez Alday en favor de los señores Alberto Aguilera Valadez, Carlos Enrique de Regil López y Briseida Landaverde Torres.

No obstante, que el contrato beneficia a tres personas, al haber muerto Alberto Aguilera, mejor conocido como Juan Gabriel, aún quedan dos usufructuarios que pueden hacer uso legal del predio, por lo que la actuación de Dolores López Lira es de mala fe, con dolo y fuera de derecho, ya que se está aprovechando de la enfermedad de su esposo, quien sufrió un derrame cerebral para actuar sola y con ayuda de personal de la fiscalía que encabeza Oscar Montes de Oca.