Síguenos

¿Qué estás buscando?

Playa Del Carmen

Albañiles padecen crisis salarial

A pesar de la obras, trabajadores dicen que ganan la mitad de lo que percibían hace cinco años

a-26
René Guadarrama
PLAYA DEL CARMEN

Los trabajadores de la construcción, concentrados en el parque Lázaro Cárdenas del Río de la colonia Colosio, manifiestan que cada vez es más difícil subsistir con los salarios que ofrecen en las obras, “se trabaja más y no hay dinero, sólo nos alcanza para la renta y no nos funciona, porque las cosas de comer están carísimas”.

A pesar de las múltiples obras que hay en la ciudad, algunos trabajadores entrevistados afirman que como ayudantes reciben un salario de 250 pesos por jornada, lo que impide cubrir sus necesidades básicas y se trata de una cifra muy inferior de lo que ganaban hace años atrás.

Algunos viven con su familia, como el caso de Jairo, quien debe hacer otras actividades como lavar autos para poder mantener su hogar durante los días en que no sale nada, “a veces sólo trabajo tres veces a la semana, porque sí hay obras pero ahora está de moda trabajar y que te paguen después”, citó.

“Con la promesa de pago no puedo ir a la tienda, y lo más complicado es conseguir de comer”, manifestó Ernesto, quien perseguía a los autos que parecían llegar a buscar trabajadores, pero hasta la tarde, aparentemente, otra vez tendrá que conseguir alguna actividad para llevar el alimento a su casa, en la misma colonia Colosio.

Para el señor Fermín “la cosa se pone cada vez más difícil, porque los salarios son bajos y las jornadas largas”. Comentó que antes se podía elegir la obra para trabajar pero ahora hay que ver las garantías de pago, y sin pagar lo que corresponde a las categorías de pintor, plomero o electricista.

Para un oficial o maestro, lo que corresponde son alrededor de 3 mil pesos a la semana, pero los patrones ahora no dan más que 2 mil ó 2 mil 500 por mucho, lo que de manera escalonada afecta a los ayudantes, quienes por más de 8 horas de estar laborando bajo el sol, “con la retención de impuestos, nos quedan 200 ó 300 pesos al día, y pues no alcanza con los niños en la escuela”.

Todos los días, alrededor de 250 personas que regularmente laboran como albañiles o similares se concentran en el parque para esperar que alguien les recoja y los lleve algún tipo de obra, de éstos, ellos mismos señalan que sólo salen la mitad a laborar, porque el trabajo es escaso, o bien ahora se enfrentan a promesas de pago, las cuales tiene que rechazar ante la necesidad de dinero en efectivo para sus gastos diarios.

Afirmaron que con el alza de precios en los productos básicos, “ahora la cosa se va a poner peor”, al grado de pensar en que probablemente algunos de sus hijos dejarán la escuela, ante la carga económica que implica la crisis de salarios en la industria de la construcción, donde ante la necesidad de la gente, los patrones evaden contratos, pagan poco, no brindan las garantías de seguridad y los fuerzan a cumplir jornadas extenuantes.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar

Advertisement