FOTOS Y VIDEOS: Carlos Joaquín, acusado de orquestar la vandalización

363

Señalan a infiltrados como responsables de incendios y destrozos de instalaciones y monumentos en Cancún

Cristina Escudero
Grupo Cantón

CANCÚN. El empresario Carlos Mimenza asegura en video que difundió en redes sociales, que “nuevamente el narco gobernador Carlos Joaquín González y el fiscal Óscar Montes de Oca ordenan reprimir y agredir a la prensa. También fueron ellos quienes quemaron sus propios edificios con infiltrados para destruir archivos.”

Y es que el domingo por la tarde y noche, con la represión con centenares de granaderos, ordenada por el gobernador Carlos Joaquín, volvió a resurgir la violencia en Cancún, el más importante destino turístico de México. Periodistas, transeúntes y manifestantes fueron golpeados salvajemente y 16 de ellos, según cifras oficiales, fueron detenidos.

Ante la falta de resultados de la presidenta municipal y del gobernador en los rubros de feminicidios, violaciones, trata de blancas, secuestros, extorsiones, asesinatos y asaltos, la ciudadanía empieza a desesperarse y exigir resultados en lugar de eternas evasivas mientras el otrora considerado paraíso se convierte en un infierno.
Hace unos días la balacera contra indefensos fue en el Palacio Municipal (9 de noviembre). Después manda el gobernador a hombres armados con armas largas a marcha pacífica en Chetumal (13 de noviembre), y ahora aplasta la policía a feministas en las instalaciones de la FGE (15 de noviembre). Toda una cadena de acontecimientos que van hilados a una inocultable narrativa que han difundido en todos los medios gubernamentales, con especial énfasis en redes sociales.

Además de Carlos Joaquín, también implican al Fiscal Montes de Oca por los disturbios del pasado domingo.

Desde antes del primer mitin en Cancún, el gobierno estatal anunciaba que la violencia que se generara sería culpa de la oposición. Pero los balazos fueron de parte de los policías, se dijeron mentiras como que eran balas de goma, que no había detenidos, y que nadie fue golpeado, culpando al mismo tiempo que todos los desmanes eran realizados por la oposición, con la intención de desacreditarla e intentar sacar algo de ventaja de cara a los comicios de 2021. Los feminicidios seguirán en el olvido, lo que ahora importa es ganar elecciones.
El resentimiento social ha crecido de forma desmedida en Quintana Roo y prueba de ellos fueron los hechos registrados el pasado fin de semana, cuando manifestantes demostraron su descontento e indignación pintando consignas y prendiendo fuego en los alrededores de la Fiscalía General del Estado y de Tránsito Municipal, lo cual derivó la detención de 16 personas.

A parte de la FGE de Cancún, el Ayuntamiento también fue objeto de incendios, el pasado domingo.

El gobernador del estado, Carlos Joaquín González, aseguró que se trataba de un golpeteo político, pero las críticas le llovieron, ya que la percepción social actual sobre inseguridad pública entre la población mayor de 18 años se elevó a 81.5%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a través de los resultados del vigésimo octavo levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU).
El gobernador culpa directamente al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y particularmente a su secretario general en la entidad Jorge Parra Moguel, quien oportunamente demandó ante la Fiscalía General de la República, que se usaba su nombre desde un callcenter, para llamar a la marcha feminista del domingo. Como que el gobierno tenía preparada la violencia que se avecinaba y lo que le importaba era señalar a supuestos culpables: sus enemigos políticos.

La manifestación del 9 de noviembre le dio la vuelta al mundo tras la represión.

También señalaron a Carlos Mimenza, pero el empresario playense advirtió que prepara un video con la identificación de todos los provocadores, que asegura son miembros de la fiscalía y que todo el montaje es para que quemaran información comprometedora. Hay que recordar que con Carlos Joaquín se presentan varios atentados con explosivos, en barcos o vehículos, muy al estilo colombiano; que varios opositores al régimen han muerto en circunstancias sospechosas, como la muerte de Héctor Casique, que tenía demandados a medio centenar de ministeriales por haberlo torturado.

Carlos Mimenza, aseguró que evidenciará a los responsables.

Ayer, mientras el gobernador Carlos Joaquín González decía en un mensaje a los quintanarroenses que los manifestantes habían recibido un pago para infiltrarse entre grupos feministas para desestabilizar el objetivo de la marcha, cuando en otro lado de la ciudad, ocurría lo que a diario se vive en el estado, la ejecución de un joven en la región 75.

Recientemente el presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), Raúl Sapién, precisó que Quintana Roo encabeza la lista de los estados que muestran una importante disminución en la percepción de seguridad y Estado de Derecho, seguido de Jalisco, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas, esto de acuerdo a indicadores proporcionados por la organización internacional World Justice Project en su segunda edición del Índice de Estado de Derecho en México 2019-2020.

En el mitin en Chetumal del 13 de noviembre también se ejerció el abuso de autoridad.

Explicó que esto se debe a que gran parte de la población percibe una absoluta falta de gobernanza y un decrecimiento en el acceso a la justicia, mostrando una sociedad hambrienta de justicia social por su propia mano. Indicó que el asalto al transporte público, el robo de negocios y la extorsión, así como el cobro por derecho de piso, están generando un resentimiento social importante, que provocan una disminución en la percepción de seguridad y estado de derecho en estados como Quintana Roo.

El domingo 15 de noviembre la Fiscalía fue vandalizada.

También es cierto que el Caribe mexicano se ha convertido en uno de los territorios más violentos de México, pues ya desde el año pasado, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, colocaba a Quintana Roo como el segundo estado más violento, tomando en cuenta una tasa por cada 100 mil habitantes, sólo por debajo de Colima.
No funcionó el Mando Único de Carlos Joaquín, pues también la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), perteneciente al Inegi, también dio cuenta el año pasado de un importante aumento en la percepción de inseguridad con un 71.7%.
Grupos pagados o no, lo cierto es que la seguridad en Quintana Roo se ha ido deteriorando en los últimos años. Las autoridades del estado caribeño han tratado de maquillar la información relacionada con el número de homicidios, para que ello no afecte la imagen de los diversos destinos turísticos y repercuta tanto en las inversiones como en el flujo del turismo internacional.
El gobierno estatal no ha invertido de forma adecuada en una policía profesional, como tampoco ha tenido una estrategia consistente; por ello no ha podido responder al reto que le plantean los diferentes grupos criminales.

 

 

CRONOLOGÍA

DATOS:

Quintana Roo encabeza la lista de estados con disminución de percepción de seguridad

La inseguridad y la ola de crímenes continúa en aumento en la entidad, lugar donde el Mando Único ha fracasado rotundamente

Desde antes de la manifestación el gobierno estatal ya señala a la oposición como los culpables

NUMERALIA
16 personas fueron detenidas según las cifras oficiales

Sujeto se quiso pasar de listo. Durante la protesta un sujeto fue linchado y posteriormente detenido, pues fue señalado de manosear a una de las mujeres que se encontraban en el lugar.

Cerca de las 15:00 horas, los manifestantes salieron de Malecón Tajamar al Ayuntamiento.
La primera parada fue la glorieta “El Ceviche”, donde dejaron plasmados mensajes exigiendo justicia.
Luego llegaron al Palacio Municipal donde intentaron derribar los muros, destrozaron maquinas.
El Parque de las Palapas fue otro sitio donde los manifestantes se plantaron.
Aproximadamente alas 17:00 horas el mitin llegó a las oficinas de la Fiscalía de Cancún, donde se comenzó un incendio a las afueras.
Momentos más tarde, sujetos encapuchados, lograron acceder a las instalaciones y vandalizar el inmueble, incendiando documentos.
Presuntos anarquistas realizaron destrozos en la FGE e incluso se reportó robo de equipos de cómputo.
Cerca de las 20:00 horas el equipo antimotines arribo para dispersar a los que quedaban en el lugar a punta de gas lacrimógeno y pedradas.