Esta práctica fue creada para facilitar la contratación del personal; ahora es utilizada para evadir impuestos sin ser sancionados

Jesús Vázquez
Grupo Cantón

Cancún. Ayer jueves, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, se presentó una reforma para regularizar el outsourcing, además se mencionó el ejemplo de un hotel en Cancún de 802 empleados, de los cuales sólo dos estaban reconocidos como trabajadores de la empresa y el resto se distribuían en 14 pagadoras que otorgaban contratos de tres meses a los empleados para evitar pagar prestaciones de ley.

“Ubicamos que 40 trabajadores no estaban registrados en el Seguro Social, 762 trabajadores estaban registrados con falsos salarios mínimos, ninguno de los trabajadores conocía o reconocían a las empresas que les pagaban, todos estaban obligados a contratar cada tres meses con diferentes empresas pagadoras”, expuso Luisa María Alcalde, secretaria de Trabajo.
En este sentido, el presidente de los hoteleros de Cancún, Roberto Cintrón Gómez, consideró que la regulación al outsourcing presentada por el gobierno federal obligará a que muchas empresas en el estado regresen a los esquemas tradicionales de contratación, pues reconoció que muchos hoteles operaban bajo esta modalidad.
Aunque las cámaras empresariales no llevan el conteo del número de empresas que operan bajo este esquema, Cintrón Gómez reconoció que Quintana Roo está situado a nivel nacional como el estado con mayor número de pagadoras instaladas, por lo que consideró que este fenómeno ha tenido un impacto no sólo en las condiciones laborales de miles de trabajadores del sector servicios, sino en la recaudación de impuestos a nivel estatal.
“Es un tema en el que las empresas que estaban laborando bajo este esquema de pagadoras tienen forzosamente que regresar al esquema tradicional; las finanzas del Seguro social se han visto en gran medida afectadas por este tipo de esquemas; la vivienda para trabajadores también, la seguridad social; la atención médica de calidad por falta de recursos”, reconoció el líder hotelero.
En entrevista aparte, Catalina Portillo Navarro, secretaria del Trabajo y Previsión Social en Quintana Roo dijo que la reforma presentada por el gobierno federal además de hacer justicia a los trabajadores, representará un incremento en la recaudación fiscal, pues la forma en la que actualmente opera el outsourcing en Quintana Roo permitía a las empresas evadir el pago de 3% correspondiente al Impuesto Sobre Nómina, entre otras obligaciones patronales como el pago de cuotas al IMSS y al Infonavit.
Actualmente los contratos de subcontratación permiten a las empresas emplear a prácticamente toda su plantilla laboral bajo esta esquema de terciarización, pero con la reforma presentada ayer se deja muy claro que sólo se podrán subcontratar servicios especializados, por ejemplo vigilancia o en todo caso limpieza de las instalaciones laborales, el resto de los servicios prestados por el trabajador y de los cuales se beneficie directamente la empresa no podrán ser terciarizados o contratados a través de una pagadora, explicó Portillo Navarro.

1er lugar en outsourcing
Quintana Roo figura a nivel nacional como la entidad con mayor porcentaje de trabajadores contratados bajo el esquema outsourcing o subcontratación, con 33% del total de su personal ocupado, seguido de Baja California Sur con 23% y la Ciudad de México 19%, según el diagnóstico IMCO, la Subcontratación y sus Implicaciones en México.
El IMCO refiere que esta práctica es común alrededor del mundo y en el caso de México, la discusión sobre el tema se centra en la simulación de esta actividad: “hay compañías que fingen otorgar dicho servicio con el propósito de evadir impuestos y responsabilidades, sin ser sancionadas. Esto afecta a los trabajadores, al Gobierno y a las empresas que sí cumplen con la ley”.
Cifras del Inegi 2014, que es el dato más actualizado al respecto, en el cual se establece que en 2013 en el país existían mil 941 unidades económicas dedicadas a proporcionar personal vía outsourcing, de las cuales el 78% (1, 511) era para el suministro de personal permanente y el 22% (430) correspondía a agencias de empleo temporal.
El reporte añade que estas cifras contrastan con las observadas una década atrás, cuando el número de empresas proveedoras de servicios de subcontratación y el personal contratado por éstas era del 20% (1, 624 unidades económicas) y 147% (347 mil 126 trabajadores) menor.
”En 2013 en México existían 4 millones 231 mil unidades económicas, las cuales emplearon a 21 millones 576, mil personas. Del personal ocupado total captado por los Censos Económicos en ese año, el 14% fue contratado y proporcionado por una razón social distinta a la de su centro de trabajo”.
El Imco propone un monitoreo y crear un mecanismo que valide la regulación en la subcontratación, además celebra que el tema se discuta en el Senado.