CRISTINA ESCUDERO
GRUPO CANTÓN

PLAYA DEL CARMEN. Habitantes de Solidaridad están hartos de la ineficiencia de la presidenta municipal Laura Beristain Navarrete, ya que no ha hecho nada por mejorar los servicios públicos y ahora el de la recolecta de basura está en una etapa crítica, pues cada vez son más las colonias y fraccionamientos a los que no pasa desde hace más de una semana el camión recolector de los desechos, lo cual ya está causando olores fétidos y una gran contaminación.
Vecinos de Misión de las Flores, fraccionamiento Galaxias del Carmen II, Las Palmas II, por mencionar solo algunos, denunciaron la desatención y descuido del gobierno encabezado por Beristain Navarrete en cuanto a todos los servicios municipales, pero ahora lo que más les preocupa es la acumulación de bolsas de desechos, las cuales al estar expuestas a los perros callejeros están siendo destruidas y ahora toda esa basura se encuentra regada en las calles.
Cansados de esa situación comenzaron a hacer un llamado a través de las redes sociales para irle a depositar toda la basura al que consideran el “gran basurero de Playa del Carmen”, que es el Palacio Municipal, por lo que el pasado jueves acudieron decenas de personas de diversas colonias a dejarle todas las bolsas de basura a la sede del gobierno municipal, para ver sí así atienden esta problemática.
En sus carros particulares, en motos, bicicletas y a pie, los solidarenses llegaron hasta el Palacio Municipal para dejarle todos los desechos que su servicio de recoja de basura no ha buscado desde hace una semana.
Uno de los habitantes del fraccionamiento Galaxias del Carmen II, afirma que reportaron que el servicio de recoja de basura no ha pasado por su colonia desde hace una semana, lo que ha generado que las aceras se “adornen” de costales repletos de desechos, en los cuales rondan las moscas atraídas por los fétidos olores.
Además los habitantes aseguran que no es la primera ocasión en que esto sucede, y cuando ha pasado el camión recolector de basura, los trabajadores no se llevan los costales a menos que se les dé una “propina”, situación que también ha causado el acumulamiento de desechos.