Que mejor le pregunten antes al peje…

Se les construyó una “ciudad militar” ¿Y luego, qué sigue?

87

Se les construyó una “ciudad militar”.
¿Y luego, qué sigue? Porque los tres mil policías militares que llegaron para dar seguridad a Cancún y que comenzarán su “trabajo” hasta el jueves, precisamente después de publicar en este espacio mi columna demandando qué hacían, vienen con familias.

Lo que obliga a servicios que no estaban contemplados. Como escuelas para los 2,700 hijos de estos policías militares a los que trajimos a vivir a Cancún. Surgen infinidad de preguntas. Primera de ellas, ¿por cuánto tiempo van a permanecer aquí? ¿De quién depende esto? Porque su llegada tiene que haber sido producto de un acuerdo con el general Salvador Cienfuegos, con la aprobación del Peña Nieto.
A partir del primero de diciembre ellos serán un recuerdo poco agradable en la memoria de los mexicanos.

Por lo tanto, habrá nuevas órdenes.

El proyecto de Seguridad de Andrés Manuel López Obrador implica movilizar 30 mil elementos, entre militares, marinos y policías federales, a todo el país dividido en regiones. No habla, en ningún momento de tener a 3 mil efectivos militares “comisionados” en Cancún.

¿Habrá orden superior de “retirarlos”?

Porque de ser así tendremos una “ciudad militar” desierta. O la podríamos hacer una unidad habitacional popular.

Otra pregunta: ¿Estará informado López Obrador de la presencia de estos militares en Cancún? Y seguimos con las interrogantes: ¿Qué podría justificar que sigan aquí si lo que tenemos son asesinatos a todas horas, con los cambios en las policías locales, con la presencia de policías federales, con sus rondines y demás acciones? Asesinatos tan terribles como el del piloto aviador de Volaris al salir de un supermercado, la semana pasada.

Crímenes que están permeando a todos los niveles de la sociedad.

¿Ha habido, realmente, una diferencia con la llegada de la policía militar? Lo cierto es que se tardaron en salir a las calles. Y que les queda, únicamente, noviembre para demostrar que son útiles.

Lo que no tenemos, ni hemos tenido en mucho tiempo, es una policía investigadora que se dedique, justamente a detener a los asesinos, que con su entrega a los jueces respectivos rompa el círculo de impunidad vigente. Y con esto, vaya que sucedería, se puede poner un alto a los crímenes.

Por lo pronto el gobierno del Estado tiene una demanda real, supongo que fuerte, para crear 2 700 puestos en las escuelas públicas, que no es fácil. Lugares que van desde educación preescolar hasta superior y que únicamente si hablamos de Primaria, equivale a 14 turnos matutinos y 14 turnos vespertinos en una escuela…
A mediados del curso escolar, además.

Por lo tanto, simple consejo producto del sentido común, qué tal si mejor primero le preguntan a López Obrador qué piensa hacer, cuál será su decisión respecto a la permanencia de los policías militares en Cancún…