No se alarma a inversionistas por hotel Grand Island

El proyecto que realiza el gobierno federal y que dio a conocer AMLO, busca verificar el procedimiento y apegado al derecho; que sea viable desde el punto de vista ambiental

93

Cancún.- La revisión del proyecto Grand Island que realiza el gobierno federal no  tiene como objetivo “espantar a inversionista”, sino verificar que el procedimiento haya sido apegado a derecho y que sea viable ambientalmente, aseguró Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

La decisión queda en manos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) una vez que se revise todo el procedimiento por el cual le fue otorgada la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), añadió el funcionario.

Jiménez Pons recordó que Fonatur no tiene capacidad para ampliar las plantas de tratamiento de aguas negras que procesan todos los residuos que generan las más de 30 mil habitaciones que operan en la zona hotelera de Cancún, por lo que éste fue uno de los factores que motivó la revisión a la que está siendo sometido el proyecto  hotelero. 

A ello se suma que Fonatur no tiene por el momento recursos para invertir en este tipo de infraestructura por lo que no es buena idea pretender construir más hoteles, sobre todo de la magnitud que supone el Grand Island de tres mil habitaciones, lo cual implica una demanda de servicios que no podría atender en este momento la zona hotelera de Cancún, añadió el funcionario.

De cualquier manera, dijo, la decisión final la tendrá que tomar la Semarnat con base en la revisión de las valoraciones técnicas y ambientales que se presentaron en su momento durante el proceso de evaluación del proyecto entre 2018 y 2019.

Valoraciones en contra

En entrevista previa, el secretario de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo (SEMA), Alfredo Arellano Guillermo, informó que la dependencia a su cargo emitió una opinión técnica en la que señalan que el megaproyecto Grand Island es inviable ambientalmente para la zona hotelera de Cancún.

Además de ser incompatible con instrumentos de regulación urbana, pone en riesgo zonas de manglar en la zona, además de no existir la capacidad para atender un proyecto de esta magnitud en términos de movilidad urbana, aseguró el funcionario.

 

Por Jesús Vázquez/GRUPO CANTÓN