Se cumplen 30 años de la caída del Muro de Berlín

El 9 de noviembre se conmemoran 30 años de la caída del Muro de Berlín, el cual fungió como una frontera interalemana separando a la ciudad berlinesa.

5

El 9 de noviembre se conmemoran 30 años de la caída del Muro de Berlín, el cual fungió como una frontera interalemana separando a la ciudad berlinesa en dos zonas: Berlín Este con la República Democrática Alemana (RDA), dominado por la entonces Unión Soviética, y Berlín Oeste con la República Federal de Alemania, a cargo del Bloque de los Aliados.

La caída del muro de Berlín fue uno de los episodios más extraordinarios de la historia moderna, de acuerdo con El País, el cual representó el triunfo de las democracias liberales ante el bloque soviético, e inauguró una etapa en la que nada frenaría la expansión de los derechos humanos.

El hecho reunificó Alemania y le dio nueva vida política, social y económica, inició días antes cuando el Comité Central del partido comunista de la República Alemana hacía aguas y se preveía un cambio radical de todos sus integrantes. En la calle los alemanes de ambos lados de la frontera reclamaban elecciones libres, viajes sin necesidad de visado, libertad. Y sin embargo, lo más significativo ocurrió en cuatro horas que anularon la línea divisoria entre la República Democrática (RDA) y la República Federal (RFA).

“Consideramos que durante mucho tiempo no nos habíamos percatado de la pluralidad de intereses que existía en esta sociedad (…) lo que implica una necesidad de democracia más allá de las formas de democacria socialista. Somos partidadarios de un Estado Socialista de derecho”, diría quien había sido nombrado como secretario de Información y propaganda del partido, Günter Schabowski, a quien se le atribuye el “error” que adelantó la caída del muro.

Pasadas las 19:00 horas del 9 de noviembre de 1989, la agencia de noticias local DPA anunciaba que todos los ciudadanos de la RDA podrían cruzar los puntos fronterizos, que se abrían las puertas hacia la RFA, donde familiares y amigos habían quedado divididos desde 1945.

El noticiero de la cadena pública ARD daba a conocer el hecho histórico y pasadas las 20:00 horas el Parlamento de la Alemania occidental interrumpía sesiones. El partido único no estaba enterado de que en una conferencia de prensa se había oficializado por error la apertura de las fronteras como algo “inmediato”.

A las 21:20 horas, ya eran miles los ciudadanos de ambos lados de la frontera que invadían las calles tras haber escuchado lo dicho por el vocero Schabowski; los guardias se vieron rebasados por la multitud y expatriaban a los que cruzaban, así sin nada. Del otro lado todo se sucedía en lágrimas y abrazos

Ante la presión en el cruce de la calle Bornholmer, donde miles de personas gritaban: “¡Abajo el muro!”, los oficiales abrieron las barreras y suspendieron los controles. A las 23 horas, y apenas 46 minutos después, del otro lado de la frontera pasaban 20 mil ciudadanos.

Casi a la media noche de ese 9 de noviembre, el entonces canciller alemán, Helmut Kohl, interrumpía su viaje a Polonia y volaba a Berlín.

Ya para la 1:10 del 10 de noviembre miles de berlineses invadían la Puerta de Brandeburgo y trepaban al muro, unos bailaban, otros celebraban.

Durante los dos días siguientes, luego de que se ordenara temporalmente el cierre de los cruces, se entregarían 2.7 millones de visados, días después, todas las leyes quedaron anuladas, era libre pasar adonde fuera necesario.

No habría más muertos, todos los berlineses, golpearían, picarían, derribarían el concreto, dejando atrás la negra historia por la que casi 600 personas perdieron la vida intentando cruzar la frontera.

Evolución del muro

Al inicio, alambradas de púas, muros de concreto y viviendas de la franja fronteriza del lado oriente, sirvieron para dividir la capital alemana; sin embargo, el muro se fue mejorando con la intención de impedir a toda costa el exilio de Berlín Oriental.

Aquí se muestra una cronología de la presión social entre los ciudadanos de las dos Alemanias, que derivó en la demolición del muro.

4 de noviembre de 1989

Más de 500 mil berlineses del Este se manifiestan en Alexanderplatz, en Berlín.

6 de noviembre de 1989

El Partido Socialista Unificado de Alemania (SED, por sus siglas en alemán) publica un proyecto de ley sobre entradas y salidas del territorio, donde se permitían las salidas sin derecho a regresar.

9 de noviembre de 1989

19:00 hrs

En respuesta a las protestas, el SED anuncia una nueva reglamentación de salida y añade reglas para visitas.

20:00 hrs

La televisora ARD difunde la noticia: “La RDA abre sus fronteras”. Berlineses del Este se conglomeran para ejercer su derecho.

21:20 hrs

Ante la presión, los guardias del Bornholmer Straße, dejan pasar a los primeros ciudadanos hacia Berlín Occidental.

23:30 hrs

El aglutinamiento de personas es tan grande que, aun sin órdenes oficiales, se abre finalmente la barrera.

10 de noviembre de 1989

En la madrugada, personas con picos y mazos comienzan a derribar, en medio del júbilo general, partes del muro.

22 de diciembre de 1989

Continúa la apertura de los pasos entre las dos mitades de la ciudad, incluyendo el de la Puerta de Brandeburgo.

Junio-noviembre 1990

Se lleva a cabo la demolición del muro que pasaba por el centro de la ciudad.

El error que adelantó la caída

El 9 de noviembre, un periodista preguntó al portavoz de la RDA, Günter Schabowski, cuándo entrarían en vigor las disposiciones de salida, a lo que Günter respondió: “inmediatamente”, sin saber que deberían entrar en vigor un día después.

Con información de El Financiero