La española captada por el líder de una secta en Perú se reúne por primera vez con su padre

94

Madrid.– Patricia Aguilar, la española captada por el líder de una secta y localizada el pasado 6 de julio en la selva de Perú, se ha encontrado con su padre por primera vez después de haber sido rescatada. Ambos se han recibido con un abrazo y han conversado durante largo rato, según informa la familia en un comunicado difundido este miércoles. “Desde un primer instante la conexión entre padre e hija fue muy buena”, dice el escrito. La joven de 19 años permanece en las dependencias del Ministerio de la Mujer en Lima junto a su bebé de un mes, tras haber entrado en un programa de protección de víctimas.

La joven alicantina también se ha comunicado con su madre y con su hermano, que se encuentran en Elche (Alicante), por videollamada. “Se interesó por el estado del resto de la familia y se mostró en todo momento muy receptiva y tranquila”, asegura el documento. Aguilar está físicamente “mucho mejor” y “no se separa ni un segundo” de su hija, que nació mientras ella permanecía captada. El parto no fue asistido por ningún médico y, por eso, no consta un certificado para el registro de niño. “Debemos esperar 60 días [que finalizan el último día de julio] para poder registrar a la bebé”, informa el escrito. La familia confía en que los trámites administrativos se resuelvan “con máxima urgencia en Perú” para poder volver a España con Patricia y el bebé “cuanto antes”.

La familia no ha querido dar más detalles sobre el encuentro y ha asegurado sentir “esperanza y alivio”. En el comunicado, han agradecido al Ministerio de la Mujer de Perú, a los servicios sociales y a los psicólogos que trabajan en el caso y han señalado que están colaborando con el Consulado Español en el país latinoamericano y el Ayuntamiento de Elche.

Mientras tanto Félix Steven Manrique, el presunto líder de la secta que captó a Aguilar, permanece en la cárcel. La juez dictó el pasado 13 de julio nueve meses de prisión preventiva para el peruano de 35 años acusado de captar a la joven y a dos mujeres peruanas, Paola Vega (42 años) y Maryori García (29 años). La policía detuvo a Manrique en la casa donde vivía junto a Vega y García, con las que tiene varios hijos y cuya desaparición también habían denunciado los familiares. Aguilar, que llevaba un año y medio desaparecida, fue localizada en otra vivienda en condiciones precarias a ocho kilómetros del distrito de San Martín de Pangoa y a diez horas de Lima por vía terrestre, al cuidado de cuatro niños de entre cuatro y diez años, todos ellos hijos del líder.

“Hasta ahora no teníamos una base jurídica para que hubiera detenciones o lo trajeran [a Manrique] a España”, explicó Maite Rojas, la abogada de la ONG SOS Desaparecidos y de la familia, en una comparecencia ante los medios junto a la madre de Aguilar, Rosa Poveda, el pasado 10 de julio en Madrid. Rojas señaló que la familia pedirá “que la investigación de Perú se envíe aquí”. La letrada ha asegurado que la familia seguirá adelante con la denuncia en España: “Va a tomar tiempo. No sabemos si detrás hay alguien más”.

Fuente/EL PAÍS