Esta es la destrucción que dejó el potente tifón Jebi en Japón

63

Tokio. – El tifón Jebi, el más poderoso en golpear Japón en los últimos 25 años tocó tierra este martes dejando seis muertos y un centenar de heridos, mientras el oeste del país sufría los embates de vientos violentos y lluvias torrenciales.

Los medios locales informaron que hay seis muertos y un centenar de heridos por el paso del ciclón Jebi, el vigésimo primero de la temporada en Asia que azota al país con aguaceros y ráfagas con vientos que alcanzan los 220 km por hora en algunos lugares, en un radio muy amplio.

Las autoridades pidieron a varios habitantes abandonar sus casas en zonas inundables o susceptibles a ser golpeadas por el fenómeno. Recomendaron a casi 1,2 millones de habitantes protegerse en refugios y otros 16.000 recibieron órdenes de evacuación, aunque la medida no es vinculante.

Aunque por ahora el número de víctimas parece bajo, el tifón ha provocado daños materiales impresionantes.

Un petrolero estaba encajado bajo un puente que conduce al aeropuerto internacional de Kansai, cerca de Osaka (oeste).

Este aeropuerto, construido sobre el mar, se inundó y fue cerrado después que el subsuelo y las pistas quedaran bajo agua, precisó a la AFP un responsable del ministerio de Transportes.

Según la cadena de televisión NHK, varios pasajeros seguían atrapados al interior de la terminal.

Imágenes de televisión mostraban andamios desmontados por el viento, árboles por el suelo, vitrinas de las tiendas rotas, postes torcidos, calles inundadas, camiones volcados y un mar agitado en todas direcciones.

Decenas de autos estacionados en un garaje en la región más afectada se quemaron por un incendio cuyas causas se desconocían.

El sistema de transporte se vio muy perturbado, con varias compañías aéreas que anularon casi 800 vuelos por precaución.

Por otra parte varias líneas de trenes fueron suspendidas, al igual que los trenes a gran velocidad Shinkansen entre Tokio y Osaka, que transportan a diario cientos de miles de pasajeros. En Kioto, una parte del techo de la estación de trenes se derrumbó.