Engaño de 10 millones de botellas de vino en Francia

9

Ciudad de México.- El vino es una bebida con más de 8 mil años que ha acompañado al hombre desde tiempos remotos hasta la actualidad.

A diferencia de otros brebajes, no sólo fascina por su sabor, sino también por todo lo que rodea a su proceso de producción y elaboración.

Existen muchos tipos de vinos y muchas técnicas de elaboración, casi tantas como culturas, climas, suelos y por supuesto uvas, es por esto que algunos son mucho más caros que otros.

Recientemente el diario Le Parisien reveló que varios establecimientos franceses llevan años engañando a la gente, pues comercializan vino rosado español como si fuera francés.

La Dirección de Competencia, Consumo y Represión de Fraudes de Franciarecibió en 2015 una alerta que propició una investigación que se prolongó durante dos años y arrojó cifras muy considerables: el fraude del vino rosado en Francia habría afectado a más de 70 mil hectolitros,  el equivalente a diez millones de botellas.

La investigación abarcó varias esferas industriales, desde los negocios de importación hasta el etiquetado de botellas, incluyendo a compañías distribuidoras, establecimientos de hostelería y comercios minoristas.

En total, se controlaron más de 2 mil 400 establecimientos, obteniendo una estadística muy reveladora de la dimensión del fraude: en casi uno de cada tres locales, el vino rosado que se vendía como francés era, en realidad, de origen español.

Así que si en estos últimos años visitaste París y creíste beber vino francés, quizá te engañaron. 

El vino ‘rosé’ en Francia cuesta 0,75 euros por litro, mientras en España puede obtenerse por menos de la mitad, a 34 céntimos. Por obvias razones esto atrajo a varios importadores, que no dudaron en vender rosado español como si fuera del país galo para obtener grandes beneficios económicos.

En uno de cada cinco establecimientos controlados durante el año 2016 (el 22%, exactamente) se detectaron irregularidades de diversa gravedad, que iban desde un etiquetado fraudulento hasta la falsificación completa de las botellas.

Las autoridades francesas ya han iniciado las acciones legales pertinentes para depurar responsabilidades. Los involucrados podrían enfrentarse a condenas de hasta dos años de cárcel y a sanciones económicas de hasta 300 mil euros.

Fuente/Excelsior